Monday, November 8, 2010

Cómo me convertí en Papá

Todo esto del libro ha sido demasiado rápido. Comencé a editar y escribir los nuevos cuentos el 9 de septiembre. Eso significa que cada semana era una corredera para tenerlo listo para estas fechas. Un arreglito aquí, otro allá. Corre, Toto, corre que no da tiempo. La impresión estaba lista para el 15 de noviembre, fecha en la que quería bautizarlo. Con calma, invitando a todo el que quisiera y lo más importante, poderme acostar a leer mi libro. Tomarme una foto al abrir las cajas y ver por primera vez mi libro.

Eso no pasó. La Zubi decidió que el bautizo era el 8. Casi que con cesárea.Que si el 15 había un desfile, que si no iba un fotógrafo, que si era perfecto. Lo fue. Tengo que aprender a no dudar de las habilidades de esa loca. El problema es que el estrés por no saber si los libros me los iban a dar el 8 era demasiado grande. Me fui el viernes a Margarita (y que a descansar) y me pasé todo el fin de semana muerto de miedo. La Zubi me llamó arrecha a decirme que la que estaba en estado era ella. Que me quedara quieto porque se le iba a salir el hijo por mi culpa.

Dicho y hecho. Llegué a Caracas y tenía un mensaje de la imprenta: 238 libros (de los 1000) listos y empaquetados. “Venganlos a buscar porque Ustedes son unos clientes insoportables”. Mentira, no dijeron eso pero estoy seguro que lo tienen que pensar. La Zubi y yo hacemos diligencias todas las tardes. Eso significa que ella maneja y yo me bajo a hacer las cosas. En el ínterin hablamos mal de nuestros hermanos. Así fue mientras manejábamos a la imprenta.

Me bajé y subí a hablar con Katty, nuestra agregada cultural en la imprenta. Ella salió de un pasillo larguísimo con algo en la mano. ¡Era mi libro! No sé si alguna vez seré papá. No creo dada la pelazón. Pero la sensación cuando lo puso en mis manos fue exactamente la misma que la que me cuentan mis panas cuando le ponen a su chamo en los brazos.

Ahí estaba. Mi libro. En formato grande como yo lo quería, el papel perfecto, la portada sensacional y los colores que me gustaban. Los montacargas se reían de mi cara de pendejo porque yo lo único que decía era “esto lo escribí yo”. De verdad, si alguna vez se animan a escribir algo que se imprima: háganlo. Es la mejor sensación del mundo.

“RIIIIIIIIING” Suena el celular. “Totón apúrate y baja ya que estoy mal parada”. La Zubi es como la cargadora Nazi del bebé que siente que quiere más al hijo que los papás. Me espicha la nube cursi todos los días de mi vida. Y yo la adoro por eso.-

4 comments:

Coraline said...

Toto felicidades, efectivamente la portada está sensacional pero seguro que el contenido aún más así que por favor vete ingeniando qué coño vas a hacer porque yo quiero un ejemplar y estoy en españa.

Un besote!

alei said...

confieso q tenia mi plan listo para colearme en el bautizo y conseguir mi libro autografiado!! jijiji, ni modo.

Toto said...

Alei,
Yo voy a estar el 22 de noviembre en el Bazar del Country Club y el 22, 23, y 24 en el Bazar de la UNIMET. Ahi te puedo firmar tu libro sin ningun problema!
Saludos,
Toto

JP Sucre said...

Toto, cada vez que leo que hablas de nuestra socia común, me siento tan identificado... Un día yo haré un post contando mis experiencias... Pero así funcionamos!

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...