Monday, December 20, 2010

El debate entre Santa o el Niño Jesús


Tuvimos el siguiente debate en una cena el sábado pasado: ¿Quién trae los regalos, San Nicolás o el Niño Jesús? Depende de la cultura y la geografía podremos decir pero la verdad es que el choque de funciones entre ambos entes no es fácil de explicar. Menos a un niño de 31 años que le hace la pregunta a los que ahora son padres. ¿Cómo se le explica a un niño de siete u ocho años que hace la pregunta de verdad, verdad?

Algunos opinan que el Niño Jesús es el que trae los regalos y que San Nicolás es su ayudante. Les refuto la teoría preguntándoles si ellos creen que los niños son bobos. ¿Cómo hace un bebé para cargar todo ese poco de regalos? Más aún, si es cierto eso de que San Nicolás ayuda al Niño Jesús, ¿qué hace sentado todo el día en un centro comercial?

Lo cierto es que el concepto de quien trae los regalos es una preocupación meramente adulta. Todos los niños del mundo tuvimos la imagen en la cabeza de San Nicolás en el trineo. Vestido de rojo escarlata porque así quiso la Coca Cola Company que fuera. El Polo Norte dependía de cuál película veíamos, ya fuera Babar el elefante disfrazado de Papá Noel o –mi favorita personal- la que vistió a Dudley Moore de elfo. Con el Niño Jesús ni nos preocupamos en formarnos una imagen mental más allá de la figurita del pesebre.

Nadie se dio a la tarea de imaginarse como era el vuelo del Niño Jesús. Como Dios, era algo borroso. Omnipresente pero sin acción alguna en cuanto a cómo llegaban los regalos a reposar debajo del pino. « ¿Qué te trajo el Niño Jesús?» se respondía con lo que te había traído San Nicolás o viceversa. Ningún niño se pone a sacar cuentas más allá de cuantas horas falta para que llega el Niño Jesús. Somos los adultos los que nos preocupamos.

Hay una fórmula matemática que rueda por la Internet la cual explica el vuelo de San Nicolás. Toma como premisa que el 28% de la población mundial son niños menores de 15 años. Si tomamos el porcentaje de estos niños que son católicos y por ende celebran la Navidad y el número de niños por hogar, San Nicolás debe visitar 200 millones de casas en una sola noche.

Debido a la rotación de la Tierra, hay una diferencia de tiempo de 24 horas entre los diferentes husos horarios, por lo cual San Nicolás tiene 31 horas para terminar su trabajo (asumiendo que viaje de este a oeste). Visitando 200 millones de casas en 31 horas significaría que San Nicolás debe visitar aproximadamente 1586 casas por segundo.

¿Le importa eso a un chamo? No. Todos creemos que esto es absolutamente posible. Aún cuando no sepamos distinguir si fue el Niño Jesús o San Nicolás quien nos ofreció una visita nocturna.-

Las Guarimberas opinan: “Muy chévere todo lo de Santa pero si no es 24 de diciembre y yo veo a un hombre de rojo entrando por mi chimenea, le caigo a escobazos.”

1 comment:

Ira Vergani said...

Pues en mi casa no es ni el niño ni San Nicolás sino Santa! Gajes de un niño portorro.

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...