Wednesday, December 22, 2010

Una razón para tener una pareja (más allá de lo convencional)


Amarrarse la yunta de la mano izquierda es un tiro al piso. La de la derecha es un calvario que involucra paciencia, equilibrio mental y suerte. No hay nada más condenado que meter un pedazo de acero inoxidable en un huequito para amarrar una camisa, sólo porque a alguien se le ocurrió la brillante idea de que los botones eran niches. Tener a otra persona que te amarre la yunta es necesario. Sobre todo cuando a las cuatro de la mañana llegas con unos palenques encima y no hay forma de zafarse de la manga. Dormir con la camisa amuñuñada en la muñeca porque fallaste en el intento de quitártela es la manera más contundente de que la vida te diga: BÚSCATE A ALGUIEN. (zurdos: leer esto en su idioma de la gente que hace las cosas al revés para que entiendan).

2 comments:

Anonymous said...

MACHISMO EXTREMO!

Ira Vergani said...

Y eso que no has tratado de quitarte un vestido con cierre en la espalda! I'm with you!

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...