Wednesday, February 23, 2011

Eres de Autógrafo


Eres la portada del mes, el autógrafo prometido. Un viernes por la tarde, un domingo en la mañana. Eres la indispensable, la notoria, la infame. La artífice de sueños de los cuales aún no despiertas. Eres un frasco de Miss Dior, un par de patines viejos, un sándwich de queso emmenthal derretido. Eres la entrada de un cine partida en dos, la señalización que dice «Abierto», el diente de oro escondido en la oscuridad de una boca. Eres la respuesta perfecta, la carrera soñada, la canoa de la paz en medio de los buques de guerra. Eres el último piso del Empire State, la pasta de dientes, la cerveza más fría. La que le caería a golpes al duende con tal de mirar el final del arcoíris. Eres la feliz. Eres la divina.

Eres un mantel repujado, la canasta del picnic, un jugo de arándanos. Eres la garza de plástico en el patio de una pareja de viejos felices. Un modelo de Balenciaga. La nota más alta de una canción incantable. Eres el fuego. Eres la hormiga que camina y no pica. La hermosa libélula que se pasea por un pantano. Eres el prisma que ondea sobre las cortinas, el tubo recién abierto del azul turquesa. Eres las banderas, las Naciones Unidas. Eres la perfecta imperfecta en un pueblo perdido. La lengua de un cachorro, la compañera de vida.

Eres la balalaika. La alfombra roja, el balcón del pueblo. Eres lo rosado en los atardeceres, la lluvia que cae pero no moja, la sonrisa en la tristeza, la curita en el pie. Eres la pluma que funciona, la farmacia abierta, el cajero que sirve. Eres la pasada de la tarjeta. Eres el techo del Louvre, lo que uno fotografiaría debajo de un sauce llorón. La excusa perfecta, la risa insostenible. Eres Grenoble. El café de la media mañana. Eres la que despediría a Mary Poppins, el timbre escolar, un carrito de helados. Eres el maratón completo. El sirope que cae en el helado de los que olvidan mencionar que están a dieta.

Eres una manzana verde, un zafiro perdido. Eres la familia venida a menos pero con la moral intacta. Eres el hogar de Pony, la carabela de Garfio encausada hacia Londres. Eres Tara. Eres un «te amo» a destiempo. Un mensaje de texto, un susurro al oído. Eres un baile. Eres un show. Eres el micrófono abierto en un bar de enamorados. Eres Ibiza, eres el boogie. Eres la rueda de la fortuna. La lentejuela rosada en un tacón de diamantes. Por quien se esperan cien años para ver si volteas. Por quien se aguantan mil más, si olvidas voltear.-

8 comments:

Vida Gaviria said...

Bello Toto!

-MaR- said...

¿Encontraste a la mujer que tiene frío en las manos? Porque si ella lee esto se terminará de enamorar...
(Apuesto que con esto concursaste de nuevo en Mont Blanc).
Saludos, Mr. Totín!

Maiskell said...

Me encantó! Besos

Andrea said...

Se te fue de las manos Totín! Clap clap clap!

MC said...

INCREIBLE. No other word will do.

Ora said...

Volvió el Toto de "quiero una mujer que le de frío en las manos" Hermoso.

Ojalá estés concursando otra vez en Cartas de amor con esto. Salva ese concurso. Eso lleva tu nombre.
Tu fan número 1.

Ira Vergani said...

Me encantooooooo!!!

Gabriel said...

Veo que los "Eres..." están de moda. Aquí podemos ver dos otros ejemplares:

-Gabriel: http://conidayvuelta.wordpress.com/2010/11/13/eres-parejas-amor-perfecta/

Y la respuesta de Elena, ya que a ella se lo dediqué en noviembre.

-Elena: http://elenaenvacaciones.blogspot.com/2011/01/tu-tambien.html

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...