Monday, April 4, 2011

Me laaaaargo (y otros pensamientos calvos)



Lo sé, he sido un completo desastre regentando el tea party este año. Comparo las entradas publicadas el año pasado y siento que me van a expropiar el local por ocioso. Me pongo a pensar y no recuerdo la última vez en la que no hice absolutamente nada. Bueno hoy que dormí pues, pero eso lo considero relevante. Y ahora que tengo el tiempo para explayarme a mis anchas y gozarme las tazas, pues salgo de antojado y me compro un pasaje de avión para largarme un tiempo. Say whaaaa? Pues sí. Me di cuenta una noche luego de dar clases y sentirme particularmente cansado, de que la última vez que conscientemente me agarré unas vacaciones fue en noviembre de 2009. Vacaciones as in «borra Twitter del celular pendejo porque te van a clavar en el exterior».

Tenía un viaje planificado (un plan papi pagazo, más bueeeno) en octubre del año pasado y lo cancelé porque estaba en plena post-producción del libro. Sí, Alejandro mi hermano todavía opina de que soy un idiota. También me di cuenta de que planificar una escapada a Margarita con mis amigos es más difícil que convencer a Gadafi para que monte una plaza conmemorativa de las Naciones Unidas en Trípoli. Así que me largo. La compra fue tan impulsiva que hasta me llamaron del banco diciéndome: «¿Tú? Really?». Pero sí, maletas hechas, el consabido encarguito de la tía ladilla metido en la maleta y hasta finales de abril como Cristina Saralegui: bai bai.

Me voy a visitar a mis progenitores. Ya que soy el único caso mundial en donde no fui botado de casa de mis padres sino que yo los terminé botando a ellos, me parece justo y necesario irles a dar una vueltica a ver como se me están portando. Uno se preocupa. He visto demasiadas películas de Steve Martin y Goldie Hawn como para no saber que dos locos en año sabático, necesitan de Nanny McPhee para controlarles la caña. Ejemplo: Luego de siete intentos fallidos de configurar su cuenta, por fin logré que aprendieran a cómo usar Skype. Ahora, no sé qué demonios hicieron pero la imagen de su web cam se ve al revés. Ergo, yo hablo con unos papás que están volteados. Incluso, he visto como voltean la laptop porque dicen que así se va a arreglar. Mi viaje no es de placer. Es un viaje humanitario.

Lo bueno es que tendré tiempo para escribir bastante. Así que durante el viaje o luego de que regrese, postearé algunas historias que habré anotado en mi nuevo cuadernito Moleskine que me regalaron porque así como los corredores del maratón tienen a Johnny, los escritores se vanaglorian con el cuentico del librito negro para anotar. Jamás he sido de momentos «Querido diario» porque lo usual es que si me da risa lo recuerde en mi cabeza pero voy a tratar. Toto en un avión por nueve horas (sin fumar) es como Ron Burgundy: «estoy atrapado en una cabina de emociones». Algo anotaré.

Mientras tanto, estén pendientes de la revista Todo en Domingo que debe salir en un par de semanas. @elreveron fue muuuuy amable en incluirme en una lista de personas que «hacen» (y entre comillas porque a mi me da pena incluirme en esa lista) humor por distintos medios. Me reuní con él a tomarme un café el lunes pasado y yo no sé que le dije o si salió cómico o como es el merecumbé pero espero que salga chévere y anime a la gente a participar en la Misión “Hagamos Millonario a Toto Aguerrevere” con la compra de mis Cuentos de Sobremesa. Un poquito de ego aquí (¿cuándo no?), me escribió el autor de la canción: «Y yo y que quéeee, noooo que fiiino» para contarme que le había gustado el libro. ¿Mafalda cuando le traen la televisión y los montacargas le preguntan al papá que dónde la ponen luego de que le da un pasón? Bueno así. Highlight de mi semana, for sure.

Otro highlight fueron unas fotos en las que participé esta semana. Marienna García estudió conmigo Derecho. Yo en la sección “A” y ella en la “B”. Nunca nos vimos sino hasta el viaje de graduación porque mis amigos eran como penosos y sus amigos eran como chéveres. Así que nos hicimos panas. Cuarenta siglos después yo soy escritor y ella es fotógrafa. De las buenas. De las que goza tomando fotos. Picada porque me iban a tomar fotos en Todo en Domingo, me dijo que me quería hacer una sesión porque después, si Dios y la Virgen a los 95 publico las memorias del cotilleo caraqueño que no puedo hacer ahora porque es suicidio social y me vuelvo archifamoso, la gente seguramente querría comprarlas.

Yo me gozo todo esto de la gente que toma fotos. Desde el concepto, hasta como miden sus luces, buscan el punto focal, te piden que te montes en un árbol boca abajo y que sonrías. Toda profesión que sea jugar me parece entretenida y si me ponen frente al lente pues saco la dentadura. Marienna se fumó un concepto que ya lo verán en las próximas semanas porque es la narración fotográfica de cómo hago algo que me encanta (y que nunca había hecho). Ya cuando salgan esas fotos contaré sobre ese día. Las que están ahora en su blog son unas tipo Avedon que no puedo estar más orgulloso porque mi calva sale justo donde tiene que estar. ¡Brillante! Visiten su blog y háganse fan de su página en Facebook porque ella es de autógrafo.



Le tengo miedo a viajar. No a los aviones, sino a viajar. Es la misma sensación que me producía la noche del domingo antes de comenzar el colegio cada octubre. Es uno de los momentos en los que más solo me siento. Irónico pues estoy rodeado de gente pero no me gusta el cambio. Ni el asiento. Bueh, a lo hecho pecho, ¡me merezco mis vacaciones! Gracias por venir a visitar este tea party, mi gente «yo te leo». La idea del próximo libro gestándose ya en la cabeza, cero historias del blog, sino algo nuevo. Crucen los dedos porque me salga. También vengo pronto en otra revista, esta vez mi artículo viene ilustrado por Rayma. ¿Así como Maflda con el televisor con el de la canción «Y yo y que quéeee, noooo que fiiino»? Bueno, imaginen que a Mafalda le traen el televisor 3D, HD, con Blue Ray. Así. Ya vi la caricatura. Indescriptible. Luego cuento más.

Mientras tanto ¡acosen a @amzubi mi socia para que comparta sus labores de madre con la labor de llamar a las librerías para ver si necesitan más Cuentos de Sobremesa! Ese coche de bebé me da unos celos tremendos. Y eso que adoro a mi nueva sobrina. Le fumé los nueve meses encima. Si no la maté pues estoy obligado a quererla de por vida.

Au revoir. Les traigo cuentos (porque CADIVI no me devuelve pero ni la carpeta foliada).-

11 comments:

Anonymous said...

"El lapiz y el papel deben ser como tu Mastercard, nunca salgas sin ellos." FELIZ VIAJE TOTO

Melissa said...

HAPPY VACATIONS! QUE ENVIDIA! Mision hagamos a toto millonario me parece una buena caridad, el dia que lance hagamos a Melu millonaria espero contar tu apoyo!

Ira Vergani said...

I miss you already!!!!!!

Chemi said...

"Toto en un avión por nueve horas (sin fumar)" de seguro quienes esten sentados cerca de ti tendrán conversación pa largo!! deja dormir a la gente!

La Costa Esmeralda said...

Me encanta tu blog, buen viaje seguro que habrá buenos cuentos que leer a tu vuelta.

Ora said...

Buen viaje! Ya me imagino los cuentos que traerás: buenísimos! Saludos a tus papas :)

Espero ese segundo libro.

Valentina said...

No podrí amar más la foto. No es posible, por más que lo intento. Esto es así

Myself said...

me rei bastante...

excelente blog.

Elena Sánchez Vilela said...

yo quiero, necesito y aspiro tener un arranque como ese e irme así sea a playa guacuco (que ni idea dónde queda). Buen viaje, totín! Me encanta ver tu éxito

Marienna García-Gallo said...

Por que me meto en tu blog 6 dias despues y me encuentro con esta maravilla de post? Las foto estan en postproduccion y en cola jajajja! cuando vuelves? prometo tenerlas a tu vuelta... besos!

Fabs said...

Me voy a copiar de esa foto. Punto. (Prometo publicarla adjunta al review de sobremesa que te debo)

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...