Monday, May 16, 2011

Four Weddings and a Urinal



Este fin de semana lo he pasado en Margarita para celebrar los cuatro días del matrimonio de mi amiga Sandy Lane. Si nos ponemos a pensar, un sarao nupcial en Margarita es lo mismo que la película Mamma Mía. Con la única diferencia de que las Meryl Streep criollas van con el pelo secado. En guayabera (pero no enguayabado) me siento en la iglesia mientras el cura casa a la nueva pareja mediante el rito express: «Buenas; en el nombre del Padre; ¿tú la quieres a ella? ¿Tú lo quieres a él? Beso; foto con el cura, chao. ¡Que pase la próoooxima sifrina caraqueña que se vino a la isla a casarse!». Tiene que ser eso. No he visto al primer cura que haga una misa corta por «la calol» de los trópicos.

En defensa del Vaticano, este cura ha dado las primeras palabras que se me han quedado grabadas en una misa. Ya en la última parte cuando los novios están de salida, el cura se aparta del mensaje apocalíptico: «sólo tiren para concebir cristianos» y ofrece una muy buena metáfora sobre el amor y la religión. Explica que cuando Dios hizo a Eva, le quitó a Adán la costilla que resguarda el corazón. Eso ha hecho que los corazones de los hombres revoloteen como locos. «El corazón del hombre -le dice el cura al novio- sólo descansa cuando encuentra la costilla que le quitó Dios para crear a su mujer». Si fuera el padre Pablo, más de una lasciva se hubiera montado un velo ahí mismo y corrido hacia el altar.

Ya en el bonche de los paganos, sufro una experiencia que me ha dejado pensando en lo bajito que soy. Explico mi rutina fiestera. Soy de una champañita en la entrada por cortesía y luego a mi me aquietan en el rinconcito donde funjo mi papel de barra de los novios –para eso nos invitan ¿no?- con mis traguitos de whisky que una mesonera muy gentilmente se encarga de traerme. Como todos los humanos sabemos, los tragos traen dos cosas a la mesa: incontinencia verbal sobre como bailan algunas personas y ganas de hacer pipí.

Pido permiso en mi mesa para levantarme y le pregunto a mi mesonera gentil que me indique donde queda el baño de la casa de festejos. Haber llegado a esa casa fue complicado. No espero menos de la ubicación del baño. Verán, la casa donde estoy es muy buena para hacer una fiesta pero con el detrimento de que para llegar hacia ella tienes que manejar por varios caminos de tierra sin señalizaciones. La dirección de la tarjeta bien ha podido decir: «Cuando digas: “No sé donde coño estoy”, cruza a la derecha. Ahí es». El baño, en respaldo a mi vejiga, no tiene una ubicación tan compleja.

Entro al baño de hombres. Me miro de reojo al espejo como solemos hacer los egocéntricos y giro sin ver hacia los urinarios. Viendo al techo porque ya uno tiene el postgrado, me abro la bragueta y… «Demonios, ¡este urinario es altísimo!» Por lo general –explicación para el público femenino- el urinario comienza a la altura del pecho y baja hacia un poco menos de las rodillas. Uno se mete ahí, hace su cosa, shake it, shake it, y se va.

Yo mido 1.70. Lo admito, fui siempre el más chiquito de mi clase aún cuando sea el más alto de mi casa. Allí «abajo» no tengo problemas, si me entienden. Pero este urinario lo han puesto a una altura en donde tengo que pararme de puntillas e intentar hacer un géiser para lograr mi cometido fisiológico. ¡Yo sé que las conserjes se quejan de que uno manche el piso pero señora, présteme el tobo para montarme que así no se puede!

Logro mi hazaña –no splashing- y me voy. Sintiéndome discriminado por el arquitecto, ingeniero y el albañil que seguro miden tres metros y les pareció lógico poner un urinario a su altura. Pero no estoy solo. A medida que la noche avanza, la conversación entre hombres es: «¿Pana, el urinario está como difícil, no?» . Eso me contenta. Podré ser un Oompa Loompa pero por lo menos no soy el único con el problema. Las mujeres se podrán quejar con aquello de sentarse en trono comunitario pero los hombres nos vemos en aprietos si nos mandan a mear en el palomar.-

3 comments:

mariela said...

BFF.....2 SHAKES....UN TERCERO, ES P@J@

mariela said...

ESE MENSAJE ES DE ALE.....JEJEJEJEJE

Anonymous said...

Que buena foto!

Te faltó comentar sobre la amable explicacion que nos dieron (los varones a las niñas) acerca de las técnicas usadas por ustedes y las ventajas y desventajas de cada una...

Besos.

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...