Wednesday, May 25, 2011

La Gente Insoportable


En el almuerzo, el Junips y yo hablábamos de una afirmación que siempre he hecho: yo soy amigo de toda la gente insoportable de Caracas. No hablo de esa gente a la que hay que huirle porque te van a preguntar por tu papá y tu mamá y qué fastidio decir que están "bien". Tampoco de aquellos que sólo tienen imaginación para preguntar sobre donde trabajo, o cuando me caso o cuando me voy a ir del país. Mucho menos los que son entretenidos porque hablan mal de los demás. Esa gente también es amiga mía pero yo no los quiero tanto como a la gente insoportable.

El Junips dice que el gran problema de los que componen los anillos de seguridad de mi amistad es que juran que el resto del mundo es así. A mí me parecen interesantes. Qué aburrido tener amigos donde todos sean iguales, apropiados, correctos. Qué fastidio que todos sean idóneos para presentárselos a mi abuela. El Junips me dice: «eso es mucho ego junto» lo cual me pone a pensar, ¿es tan distinto mi anillo de seguridad del de los demás? ¿Es mi concepción de insoportable, verdaderamente insoportable?

Soy amigo de aquellos que bajan el vidrio de su carro a protestar porque les cambiaron el flechado de su calle sin una notificación prudente. De los que bajan a Maiquetía porque eso es mentira de que no hay pasajes para Margarita. De los que si no les llega a gustar la película sobre Reverón lo van a decir. Soy amigo de las que aspiran a que el marido se muera a los 70 años para que ellas puedan jugar cartas por 20 años más en paz. De los que tumban la copa de vino cuando alguien está echando un cuento del acto de fin de curso de su sobrino y yo sé que lo hicieron a propósito.

Soy amigo de la gente que dice que llega en diez y sale en veinte. De los que exageran. De aquellos que no le extienden la mano a alguien porque no se puede ser tan cara e’tabla con el que es maula. Soy amigo de los que opinan. De todo. Soy amigo de la gente que llega a una casa y hay que ponerle un micrófono y un taburete porque ellos vienen a hacer su show. De los felizmente infelices con su cuenta bancaria. De los que son echones con lo que realmente importa: un apartamento en la playa. Soy amigo de las que van a Prados del Este y regresan con cambur porque en Altamira seguro no hay y te llaman a decir que hay escaséz y que este país se fue a la mierda. De aquellos que brindan por el embarazo de alguien y cuando ésta les confiesa que no está en estado, bajan la copa, miran el área de su barriga y dicen: «qué lástima».

Soy amigo de los que dicen las cosas. Si algo es feo, es feo. Excepto cuando el bebé es feo. Ahí solamente callan. Soy amigo de los que vinieron a tomar un lunes. De aquellos que siempre echan el mismo cuento. De los que van poniéndole sal y pimienta a ese cuento mientras pasa el tiempo y uno les cacha la mentira pero ellos ni se inmutan. Soy amigo de los que si llegan a colarse a una fiesta se lo dicen a la novia. De los que mandan regalo al día siguiente porque son arroceros pero no chulos. Soy amigo de los que odian a la gente que manda a quitarse los zapatos cuando llegan a una casa porque eso no es ser insoportable, eso es ser insufrible.

Soy amigo de los que fuman y les sabe a bola los demás. Soy amigo de los que no fuman y les sabe a bola los demás. Soy amigo de los que saben entrar solos a lugares ajenos. De los que se les espicha un caucho y utilizan el comodín de llamar a un amigo. Soy amigo de aquellos que twittean lo que les viene en gana. De los que ríen a carcajadas. De los que siempre lloran de la rabia y no de tristeza. Soy amigo de aquellos que visten de blanco en una noche de negro. De los que jamás irían disfrazados solamente con alitas de ángel o una camisa de fútbol. Soy amigo de los que cantan. De los que tocan guitarra en una fiesta de cuatro. Soy amigo de los que se pican al jugar Papelitos. Soy amigo de los que no se van.

Soy amigo de la gente insoportable. De los impertinentes. Son las personas que me hacen reir. ¿No es tan distinto a los anillos de otra gente? ¿O sí?

5 comments:

Anonymous said...

Yo creo que el tema no es el anillo, sino la concepción de la palabra amistad.
Después del tsunami del año pasado, descubrí a mis amigos.. y descubrí que había amigos por conocer que son valiosisimos. Así como descubrí que mas de la mitad de la gente que me rodea no son amigos de mi persona sino que quieren ser amigos de mis bienes. Desagradable.
Besos

Nina said...

Cheeeeers to them!

MeluMarie said...

No se los demas pero a mi me da orgullo ser insoportable! pq no es insoportable es que el resto del mundo es idiota!

Ata Alibrandi said...

"Soy amigo de aquellos que bajan el vidrio de su carro a protestar porque les cambiaron el flechado de su calle sin una notificación prudente." Si te refieres al flechado que va desde el Cristo Rey hasta después del San Lorenzo yo fui la primera en pasar con una sonrisa y cuando el policía me dijo "Señorita por aquí no se puede" le sonreí como si fuera una niñita pequeña y le dije ok... No frené y el policía me persiguió con su bicicleta 3 cuadras... Yo también soy de esa gente insoportable que pasamos el día entero diciendo "No hay silla en feria?.. Quién me manda a mi a vivir en un país tercermundista, esto en Miami no pasa" hahaha amo tu blog!!

Laura Hernandez Bethermyt said...

"Soy amigo de los que dicen las cosas. Si algo es feo, es feo. Excepto cuando el bebé es feo" Típico: Que bello es el coche, la ropita, ese lazo que tiene en la cabeza, el pañal, etc.

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...