Thursday, June 9, 2011

El oscuro pasado de Nina mi editora

Tengo tiempo tras la caza de una revista campestre publicada en los años noventa, aptamente titulada “CortiClub”. Dicha revista fue distribuida gratuitamente a todos los socios del Club Campestre Los Cortijos hasta que dejó de publicarse en el año 2004. ¿La razón? Nina mi editora.

Yo adoro a la editora de este blog. Me da consejos, me crítica y cuando no puede meterse más conmigo me llama para tomarnos unos tragos. Es una relación sólida basada en nuestra necesidad de alcohol. Nina siempre me ha dado la biografía que les da a todos: locutora con grandes sueños de ser actriz y ganarse un Oscar. En el intermedio, darle unos guamazos al piso con zapatos de tap. Es francamente abierta a la hora de echar los cuentos que han moldeado su vida. Pero siempre he sabido que esconde algo. Lo sé porque cada vez que alguien menciona las palabras “Los Cortijos” se pone nerviosa.

La única referencia que tengo sobre el Club Campestre Los Cortijos fue un ejemplar de la revista CortiClub la cual llegó a mis manos en primer año de la universidad. Esa edición en particular traía una reseña sobre las candidatas al Miss Teen Los Cortijos, las cuales posaban con toda su pompa y algarabía. No le di mucho pensamiento al asunto salvo las típicas mofas que solemos hacer sobre adolescentes que se maquillan como si estuvieran divorciadas del cuarto marido.

Años después, me encontraba cenando con Nina y Raúl en nuestro sitio preferido de hamburguesas. Nina y Raúl conversaban sobre una de esas series que juran que todos –incluyéndome- ven. Como de costumbre, comenzaron a repetir sus parlamentos favoritos. Hay noches en las cuales se levantan de sus sillas para dramatizar una escena en particular. Esa noche no fue la excepción. Solamente que Nina cometió un error. Nina, todo su metro cincuenta y ocho centímetros de humanidad, se levantó de su silla, puso ambas manos sobre sus caderas y comenzó a repetir el parlamento de una modelo que había estado como invitada en una serie.

No recuerdo ni quien es la modelo o que fue lo que dijo Nina. Solamente sé que al verla, me vino un flash. Un vago recuerdo. Algo con mucho tufo a la revista CortiClub. No pude poner mi cabeza sobre el asunto en ese momento hasta que llamé a mi amigo Donato Silva, pasante experto en los archivos de Impresiones Guakirí. Con mis descripciones, Donato pudo cumplir mi encomienda y suministrarme una copia de la edición Nº 43 de la revista CortiClub.

Gracias a él, revelo para siempre el pasado oscuro de mi editora Nina. Lo que me ha escondido toda su vida. Señores y señoras, con las gloriosas notas de Let's Go to the Mall cantada por Robin Sparkles de fondo, les presento a la editora de este tea party en sus años mozos: la candidata Nº 17 del Miss Teen Los Cortijos.

9 comments:

Nina said...

Jajajaaj el vestido parece de Burriquita Bolivariana. You wait til I learn how to photoshop. It´s on.

Anonymous said...

hahaha! es cuando era la MINIPOO EN EL COLE Y SE PICABA TODA hahahaha!

HAGEN said...

Y para mas "INRI", escrito con Comic Sans!!!

isaac said...

NO NO NO NO NO NO NO NO NO NO............ "NO NENA NO"

Ira Vergani said...

esta es una declaracion de guerra....le voy a Nina!

Nina said...

Nina sólo tiene que aprender a usar photoshop como Toto. Si él lo hace, how hard can it be?

iLi said...

OMG!!!! Toto me hiciste la tarde!!

TheQueen Zubi said...

Mierda, war is on!!!!! Y estoy con Ira, le voy a Nina!!!
Nada más peligroso que una mujer en busca de venganza!

Beatriz E. Moreno said...

ME hicieron el dia, GRACIAS! Andreina que horror!! Con ea fotos deberias ser
AndreYna.
jajajaja Toto yo la hubiera sobornado taaaanto con esto jajajajaj.

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...