Wednesday, June 1, 2011

Yo Acuso

Fue tres horas antes de un concierto de Aditus en la Quinta La Esmeralda. Yo estaba parado frente al espejo de mi baño. Ahí, a mis quince años, con un pelo sensacional ahora extinto y un acné que da miedo, decidí convertirme en gente grande. Lo había hurtado de la cartera de mi mamá hace cuatro horas y media pero ahora, con la casa vacía y la adrenalina a cuestas, lo iba a hacer. Levanté el yesquero y prendí mi primer cigarrillo.

Fue como meterme la máquina de humo de una miniteca por la boca. Una sensación de mareo instantánea que provocó tosidos por la droga que yo, voluntariamente, le había metido a mi cuerpo. No sé si me lo terminé o no pero estaba listo. Esa noche, en ese concierto de Aditus iba a fumar en público. Yo era gente grande.

Ahora que sí soy grande, veo la idiotez de mi adolescencia. Comencé a fumar por pavo. Por ser diferente a los demás, por dármelas del galán de paquete envuelto en celofán. Unas cajetillas de Marlboro rojo que costaban 250 Bolívares de los viejos en el bolsillo de mi camisa Banana Republic para que todas las mujeres pudieran ver lo grande que yo era. No importaba lo mucho que me costaba inhalar el humo al principio.

Embadurnado en una colonia descontinuada de Ralph Lauren llamada Safari, escondía el comienzo de mi vicio de la gente que podía quitarme la idiotez de un solo guamazo. Pero en una casa donde todo lo cóncavo era un cenicero, el regaño por fumar cedió en el transcurso del tiempo para pasar a ser el dealer de mis progenitores los domingos, cuando ni el vigilante del edificio vecino tenía cigarros.

He llegado a hacer las barbaridades más grandes por fumar. Desde sacar colillas de ceniceros hasta hurgar en bolsillos de sacos que han visto noches de juerga para ver si ahí, olvidado entre la seda, reposa un pitillo que me calme el vicio. He despertado en un hotel desnudo, drogado en burundanga, por prender un cigarrillo en una esquina y hablar con un completo extraño.

No recuerdo la última vez que no fumé por un día completo. Es horrible confesarme pero yo debo tener más de diez años en los que he fumado todos los días de mi vida. Incluido una vez que estuve hospitalizado en la clínica.

La nueva Ley no me ha agarrado desprevenido pero sí me ha tomado por sorpresa. Soy el único en muchas fiestas que fuma. Sin importar que haya algún enclosetado de cachos que me pide uno a las dos de la mañana. Yo siempre soy el que tiene cigarros. Si no me tengo que ir. No sé salir sin una cajetilla. Se ha convertido en mi absoluta muleta y me odio por eso.

Esta ha sido la semana de las verdades reveladoras. Amigos que jamás habían mencionado mi hábito, ahora se ven beneficiados por la Ley para decir lo mucho que han tragado humo a costa mía. La sensación de convertirme en el enemigo no es nada encantadora, debo decirlo. Mucho menos cuando no puedo dar ni una razón válida por la cual continuar fumando.

Soy un drogadicto. Ese tiene que ser el primer paso, ¿no? Admitir que lo soy. Revelar ante el mundo que me encanta fumar, que encuentro placer en mi vida porque lo hago pero que tengo un problema grave y que afecto a otros a causa de ello. Es muy fácil reconocer los defectos de otro. Detesto que mi papá fume por ejemplo. Pero admitirse a si mismo frente al espejo en el cual me vi hace una vez, cuando creí ser un pavo que se comía al mundo, es más difícil de lo que pienso.

Necesito ayuda y no sé a quién acudir. Porque yo me conozco. Solo, no puedo.-

Ironía: Me fumé tres cigarros escribiendo esto.

10 comments:

Victoria B. said...

Creo que este es el primer paso. Hay parches, pastillas, chicles y hasta hipnosis que te pueden ayudar, pero nada de eso funciona si no decides "quero dejar de fumar".
Con este post me acorde mucho de mi mama, ella sabe la estupidez que esta haciendo, pero al contrario, no le importa fumar y ser la arista ponsoñoza en las fiestas o reuniones, tampoco escucha cuando los demas -usualmente yo- le dicen que esta fumando demasiado. Ha usado algunos de esos metodospara dejar de fumar, pero como no le interesa volverlo a dejar (porque ya funciono una vez -por seis años-) y pues nada funciona.
Lo que quiero decir es que el hecho de que estes claro en lo malo que es, y en que SI necesitas ayuda (como es de esperarse), significa que si puedes dejarlo. Aunque algo me dice que sera fregado con ganas.

Julieta Buitrago said...

Toto,
Al principio te envié este mensaje en privado vía FB, pero decidí hacerlo público, quizá ayude a otras personas.

También fumé. Fumé mucho. Fumé embarazada. Tus confesiones son como espejos.
La primera vez que lo dejé lo hice con ayuda del método Grossman (un gordito hipnotizador en el Eurobuilding) Duré cuatro años libre de humo, hasta que en un ataque de estupidez, reincidí.
Hace unos tres años, me pidieron un artículo sobre cómo dejar de fumar, al investigar, todas mis fuentes coincidían en una cosa: el primer paso es ponerle fecha, no importa si no es inmediata.
En aquel entonces tenía 39 años y me dije a mi misma, “Pues muy bien, cuando cumpla 40”… Lo ví lejos, pero llegó en un abrir y cerrar de ojos.
El lejano gran día llegó un 8 de diciembre y postergué mi resolución por ser una drogadicta en pleno diciembre. Ya en enero, en Miami (Dadeland mall), un vendedor de las carretas me abordó insistentemente hasta que terminé comprando un bendito cigarrillo electrónico. Lo pagué carísimo, unos 150 $ (luego supe que por Internet lo consigues por 30$)
Se ve igual, se siente igual, sabe igual… pica en la lengua y todo…lo compras con la carga de nicotina que quieras… pero no tiene olor, ya que es vapor con sabor a tabaco. Está permitido en los aviones. Etc.
Al principio no salía sin él. Era mi muleta. Si me atacaban las ganas sacaba mi tronco de sucedáneo!! Al poco tiempo lo paseaba sólo cuando salía a tomar unos traguitos… después lo dejaba olvidado en casa a cada rato, un día se echó a perder y no encargué otro.
Espero que te sirva mi experiencia. Te paso el link del que yo usé, pero hay muchas marcas:

http://www.smoking-everywhere.com/

Besos
J

Myself said...

todos tenemos un amigo como tú..

buen blog, saludos.

Chemi said...

Muy bien! si lo estás pensando así, en cualquier momento lo logras.

De mis panas de años, solo uno queda fumando, y cada día menos. Cada quien lo ha dejado de una manera diferente, eso no tiene formula, es algo muy personal.

Lo que si es cierto es que así empezaron, reconociéndolo y aceptándolo.

Y ya tienes opción con el smoke anywhere! Me recordó las opciones que aparecían en “Mad” ó en los Supersónicos!

mariana said...

toto, been there, done that.
por algo me gusto tanto uno tus posts...algo asi como el nazi de la nicotina.
fumo, fumo, fumo y fumo. seguire fumando.
mis hijas lo detesta, les da alergia, me hacen la vida imposible...y sigo fumando.
hace 2 años lo deje por primera vez en 26 años por UN AÑO completico gracias a champix, la pastillita de pfizer. pero....por estupidez pura, lo volvi a agarra. ME GUSTA FUMARRRRRR!!!
sin embargo, estoy actualmente en la misma posicion que tu en cuanto a lo incomodo que se ha vuelto fumar en fiestas, restaurantes, casas de amigoa, etc. hasta en mi propia casa es incomodo!!!
esoty en el proceso MENTAL de dejarlo otra vez, si YO QUIERO, para siempre.
porque como una vez lo comprobe, es solo uno mismo quien decide. no importa cuanto te lo digan, critiquen, etc. solo tu lo decides y lo haces, asi de simple.
pronto lo dejo, no se cuando, la palabra clave es pronto. te contare cuando!
ironicamente prendi un cigarro para escribir esta nota que ya esta larga.
fumemos juntos!! jajajja
un beso,
mariana

Anonymous said...

pana superalo... no es el fin del mundo que ahora no puedas fumar donde te venga la real gana

MARIA CORINA said...

TOTO IMAGINATE ECHARLE TODOS TUS CUENTOS, QUE NOS ECHAS A TUS YO TE LEO, EN VIVO A TUS NIETOS.... NO SE LO PUEDEN PERDER!!! ASI QUE POR ELLOS ECHALE PICHON PRONTO.

DICEN QUE CHAMPIX ES LO MEJOR, YO LO DEJE HACE DOS ANOS, ES HORRIBLE Y SIEMPRE LO SERA!!! LO EXTRANO HORRIBLE, ESO NO CAMBIA, APRENDES A VIVIR CON ESO...

Toto said...

Gracias por todos estos comentarios. Me ponen las cosas en perspectiva.

Tinker said...

Scoobs! se de mucha gente que le ha servido el cigarro electrico y como te comentan llega el punto que lo dejas por ahi y hasta ese momento llego el vicio...

No fumo por ende no te puedo dar una solucion pero si te digo que espero que no llegue el dia que a causa de un infarto te prohiban fumar... eso fue lo que le paso a mi papa... y una de las causas principales del infarto fue precisamente ese vicio. Doy gracias que el infarto no paso a mayores porque jamas hubiese conocido a sus nietos, sobrinos y demas...

Queda en ti, solo en ti. Aqui estamos para apoyarte un 100% auqnue sea desde lejos.

Tinker

LA MAFE said...

CREO QUE GRACIAS A LEER UNO DE TUS CUENTOS...SE SALVO MI MATRIMONIO!!!! DE ESA MANERA REPERCUTES EN LA VIDA DE OTROS. YO TAMBIEN FUMO, NO LO HAGO TODO EL DIA PORQUE MI TRABAJO NO ME LO PERMITE. PERO LO AMO, CON LOCURA, CON PASION, Y SI TENGO UN "GÜISQUI" EN LA MANO, MAS MEJOOOOOOR. NO LO QUIERO DEJAR Y EN ESO CREO QUE ESTA EL DILEMA, Y ME CHOCA QUE LA GENTE PIENSE QUE DEFIENDE SUS DERECHOS, CUANDO EN VERDAD PRETENDE PISOTEAR LOS DE OTROS. SI ENCUENTRAS ALGUNA MANERA DE QUE TE DEJE DE "GUSTAR" FUMAR, AVISAAAAAAAAAAAA

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...