Sunday, July 17, 2011

10 Cosas que Amé de Harry Potter & the Deathly Hallows (Parte 2)


Es difícil darse cuenta, pero tenemos catorce años en esto. La adicción por todo lo que representa Harry Potter, sus libros y sus películas, lleva catorce años en formación y con la última parte recién salida al cine no es un hasta luego, es una cordial despedida.

Mi emoción por sentarme en el cine a oír las notas de la introducción de la película (tan tararan tan taaan) solo se vio amargada por una muchacha que sentaron al lado mío quien confesó no haber leído los libros y estar perdida. ¡Jeva! ¡Fuera! El resto de la experiencia fue épica. De haber periodistas a la salida del cine me hubiese gustado que me preguntaran: «¿Fue todo lo que esperabas que iba a ser?» para yo responder «Y más».

No fue esta la película que se concentró en el desarrollo de los personajes. La trama era sencilla: Harry debe morir para que Voldemort muera. En el ínterin, todo el mundo se cae a golpes. Fun. Si algo debe reconocerse es la reivindicación de personajes como Neville Longbottom (el verdadero héroe a pesar de lucir como de 32 años), Minerva McGonagall (esa doña es como madre de todos nosotros) y por supuesto la veneración final a Severus Snape. Un aplauso a Snape. Haberlo odiado por seis libros para adorarlo en las últimas páginas del séptimo es como para dedicarle una fecha patria.

Los esperados besos entre Ron y Hermione y Ginny y Harry fueron de pasada. Pero era de esperarse pues estaban en plena guerra. No fue esta la película en donde detienen la trama solo porque Russell Crowe y Angelina Jolie se tienen que quitar la camisa para darse un beso. Ya habíamos tenido nuestras dosis de celos entre los personajes cuando Hermione se empinta para ir al baile con Viktor Krum. Esta fue una película de guerra entre el bien y el mal. Una en la cual aplaudimos al terminar porque a Harry no le había dolido su cicatriz en 19 años. Todo está bien en el mundo de los magos.

Las diez cosas que amé del final de Harry Potter

1. Los pelos de Ginny Weasley 19 años después. Aparentemente los ochenta vuelven en el futuro. Ron y Hermione se ven exactos, a Harry se le nota la edad cuando le acercan la cámara pero es Ginny la que se lleva el premio con su peinado Christine Baranski.

2. La totuma de Justin Beiber de Albus Severus Potter. Odio a Justin Beiber pero es inevitable negar que para allá irán los pelos de nuestros chamos.

3. La quemada de la retina en Kings Cross. Gracias al mundo del cine por reproducir exactamente lo que todos teníamos en la imaginación sin ponerle más nada que la blancura del Reto Ace que se merecía la escena cuando Harry se larga al Limbo.

4. Los Malfoy que piran al final de la película y se largan a Miami.

5. El hecho que olvidé por completo la existencia de Helena Ravenclaw. Cuando Luna Lovegood manda a Harry a buscar a alguien muerto yo daba por sentado que Harry iba a bajar a los baños y gritar: “MYYYRTLEEE!!!”

6. Minerva McGonagall encargada de proteger a Hogwarts cuando dice: “Siempre quise intentar ese hechizo”.

7. La blancura de los protagonistas cuando se cambian de ropa. La prueba de que Hogwarts podrá ser una maravilla pero nosotros tenemos playa.

8. Neville Longbottom. La prueba de que se puede ser más gallo que Harry Potter y robarse el show.

9. El pensieve cortesía de Bo Concept. Ese platón de acero no estaba en mi imaginación.

10. La reivindicación de Severus Snape. Un aplauso a Snape. Que una culebra te mate de esa manera merece que te monten en una estatua. Más cuando todo se revela y vemos que Snape en verdad era lo máximo. Si a Snape no lo nominan a un Oscar por interpretar fielmente a un personaje en estas últimas siete películas, pierdo la fe en el mundo de la celuloide.-

2 comments:

Valentina said...

Yo no quiero ser una fastidiosa porque se que es imposible que reproduzcan todo lo increíble que es ese mundo en 3 horas (hubiera podido pasar) pero hay muchas cosas que me faltaron, sobre todo la llegada de los familiares y amigos a Hogwarts cuando todo estaba casi perdido y los nuevos refuerzos que llegaron con los animales (perdón Firenze) del Bosque y otras que no entendí: la diadema se quema en el room of requirements y la culebra es asesinada por Neville cuando Harry aún está desmayado y no en esa escena en la que Ron y Hermione la persiguen con un colmillo. Ya sé que no eres el guionista ni nada por el estilo pero tenía que compartir esto con alguien :)

Pedro said...

Ver a Minerva pelear con Snape fue como ver a Yoda a pelear

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...