Thursday, June 30, 2011

El Ocaso del Cuerpo


No fueron los fantasmas a los que apodas enemigos los que frenaron tus sueños. Tampoco fueron los que compartieron contigo madrugadas sin sueño los que aplacaron tu causa. Te queda al menos el consuelo de que por fin encontraste lo que no te deja dormir de noche. La malévola negra, el asesino invisible. Te has mirado a un espejo y has podido ver, quizás por primera vez en la vida, que el único enemigo en realidad es tu cuerpo.

Es el cuerpo el que se ha cansado de llevar morados en las manos. De estar ahogado en gripes cuyas curas desestimas. El que te ha visto llenarte de grasas, hasta el punto de achicarte los ojos para que no distingas entre aplausos y abucheos. Es el cuerpo el cual te ha debilitado rodillas por andar eternamente sentado en tu trono de grandeza. Aquel que te ha dejado sin voz salvo la repetición de cómodas consignas que no requieren de esfuerzo. Es el que te ha traído enfermedades ocultas porque primero la causa celestial y luego tu humana entereza.

Emprendes la noble causa de volverte a mirar al espejo. Esta vez con detenimiento pues allí no hay adoración, ni ideologías ni papelitos pedigüeños. Te enfrentarás ahí, en una tierra que no es la tuya con tres demonios en los cuales no pensaste cuando de glorias te cubrías el pecho: la inevatibilidad de la edad, la enfermedad y el agotamiento. Y mientras ves como el cuerpo, tu enemigo, se cura o se desvanece, considerarás cuestionarte si cabalgar de nuevo.

La apuesta, conociéndote, es que sí, vendrás a recrear la mejor de tus conquistas. Con el ímpetu de un joven soldado atrapado dentro del cuerpo de un coronel deshecho. No serás tú  el que se rinda tras las puertas. Pero del arco de triunfo por el cual pases a tu regreso, guindará la espada de Damocles que te advierte sobre el deceso de enemigos confabulados por el viejo en barbas que alaba tu regreso.

Habrás visto ya, si miraste bien a ese espejo, que el único temor al cual deberás enfrentarte es si el cuerpo, tu enemigo, te dejará vivir para siempre y hacer de tu sueño un hecho.

Cuídate, viejo.-

4 comments:

Matea Michelangeli said...

Pense que esto iba a ser un post de humor...pero esto es poesia pura!!!

Anonymous said...

Sensacional! Te felicito.

LC

Maiskell said...

..."un joven soldado atrapado dentro del cuerpo de un coronel deshecho"... hermosa, frase... hermosísima!

Anonymous said...

Estimado toto: confieso que leerte se me ha convertido en un vicio. Y hoy me confirmas El porqué: polifacetico, irreverente y muy creativo, mis respetos!

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...