Thursday, July 7, 2011

Nadie goza como Estelita

El problema del buen gusto es que uno se pierde de una vida social en donde las quinceañeras hacen su entrada triunfal desde una ostra. Me doy cuenta de esto al ver reseñado el sarao de una simpática adolescente llamada Estelita en un portal Web dedicado a los quehaceres sociales de la capital. Estelita sale radiante. Una diminuta tiara adorna su testa y sus bucles escarchados caen risueños sobre su espalda. Uno pensaría que el tutú lila que ha optado para lucir como atuendo sería suficiente para delatar que éstos son unos quince años diferentes. Sin embargo, no es éste el caso.

La primaveral cumpleañera ha entrado a su fiesta embutida en una caja de muñeca como una bailarina de ballet. Un papel celofán protege el dorso frontal de la caja donde el público presente puede apreciar a nuestra protagonista haciendo el mejor de sus arabescos. Encima de la caja, hay un cartelón que emplea el mismo tipo de letra que utiliza Mattel para señalar a la muñeca más famosa de toda su gama de producción. Sólo que éste no dice: «Barbie Bailarina». Esta muñeca se llama: «Estelita».

Las fiestas como las de Estelita han pasado a ser la norma en una «zoociedad» que esconde su capitalismo en horario de Aló Presidente pero lo olvida al momento de celebrar los aniversarios importantes de su prole. En una era de reality shows predominados por el Quiero Mis Quince de MTV, el deseo de diferenciarse de los demás, ha hecho que los padres de las quinceañeras boten la casa por la ventana para que sus hijas tengan una fiesta apoteósica que nada tiene que envidiarle, salvo en ciertos casos el gusto, al Baile de la Rosa en Mónaco.

Yo me he perdido de todo eso. Crecí en una época donde las fiestas de quince años a las que fui invitado eran todas exactas. La protagonista era una pobre pelo secado con frenillos, vestida de blanco Colgate que no conocía a nadie porque su mamá había hecho la lista con todos los hijos de su gente «de toda la vida». Abría la fiesta bailando «El Danubio Azul» con su papá, su tío, su abuelo moribundo en silla de ruedas y un noviecillo inseguro. Nada de bailes con cuadrillas disfrazadas del Fantasma de la Ópera. La única excentricidad permitida, de haber real, era un grupo de tambores al final de la noche, cuando se servía un chupe.

Los saraos que se ven ahora no son así. La extravagancia en lo que se supone son tiempos austeros está de moda y eventos como el de Estelita son difíciles de olvidar. Las tarjetas de invitación ahora son interactivas, con imágenes de la agasajada vestida como si Hannah Montana invadiera el closet de las chicas de la mansión Playboy.

La entrada a la fiesta se hace por alfombras atigradas y la niña sale de un cohete, llega en carroza o en góndola para el deleite de sus familiares. Cierto, en mi época hubo una que otra que llegó en moto. Otra, la más nouveau, se apareció en elefante. El mal gusto no es un producto originario de la V República. Lo que pasa es que con las reseñas sociales publicadas por Internet, de todo uno se entera.

¿Se goza más? Pablo Picasso dijo una vez que el principal enemigo de la creatividad es el buen gusto. Pero el artista no vivió para conocer a los que viven según los dictámenes de Paris Hilton. El in your face de las Hummers, los rayos laser, tequileros y una foto de la homenajeada en la torta, crea el consenso de que si falta el cotillón, la fiesta queda piche.

Atrás quedaron los tiempos donde la mejor de las fiestas era la sencilla. Lo sencillo ahora hiede a pobreza. Una lástima creer tener buen gusto. Con él nos perdemos de la dicha de recibir invitaciones para comprobar si es verdad que nadie goza como la muñeca Estelita.-

Revista Climax - junio 2011
Ilustración: Irene Pizzolante.

3 comments:

Chemi said...

y el link a la foto? como que tenías el texto engavetao?

Es válido, esto no pierde vigencia!

AK said...

-Mama en el colegio me dicen que tengo mal gusto
- No le pares, Yorymeris.

Anonymous said...

http://espanol.groups.yahoo.com/group/meaculpadelgeneralochoaantich/attachments/folder/2020870764/item/212131413/view la foto

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...