Wednesday, July 6, 2011

@odioamishijos


Me encontré en un matrimonio a una valenciana con quien solía gozar en el Fashion Boulevard de la Universidad Católica Andrés Bello hace una chorrera de años. No recuerdo cómo fue que terminamos siendo amigos pero me gustó porque es acida. Una de esas que entra a una iglesia y las aguas benditas se prenden en fuego. El tema de la conversa fue sobre mis tweets y como la hacían reír. «Es una de las pocas cosas que me hace feliz, Toto» –me dijo. «Mi vida es una tragedia, dejé de fumar, odio a mis hijos y no hago nada sino hacer transporte y actualizar el botón de Twitter».

Eso me causó risa. Yo vivo por la gente que es así de honesta. Nos pusimos a hablar sobre sus hijos. Como toda madre hizo la aclaratoria que los adoraba pero que le fastidiaba el mono tema, la recogedera de peroles y el tener que vestirlos para un cortejo donde ni de casualidad iban a caminar el ala entera, etc. Eso me puso a pensar en todo lo que mis amigos padres detestan de sus hijos.

Verlos llegar a una parte es cómico. Cargados de pañaleras, columpios y coches como si se estuvieran mudando. Verlos desesperarse con los infantes: «Ya va que tu papá está hablando con la gente grande» es como para escribir un libro. Mi parte favorita es verlos intentar darles de comer a un niño que se tarda tres horas en comerse un nugget. Se irritan tan fácilmente. Ellos, no los niños. Solo la orden «hazle el avioncito» es como para que me vean con cara de odio y desearme sextillizos en un futuro.

En la fiesta, le sugerí a mi amiga que se abriese una cuenta en Twitter llamada @odioamishijos. Se paralizó en shock pero a mí me pareció apropiado. Hay páginas y cuentas sobre como no desgraciarle la personalidad a los retoños, la mejor manera de cuidarlos y ejercitarlos y hacer que sean buenas personas. No hay sin embargo una parte que sirva como un bar. Un cuartico de reunión social donde alguien explique de manera divertida todo lo que detesta de ser padre.

La paternidad no es un trabajo fácil pero tiene que haber alguien que se descargue y que ponga a reír a los demás sobre aquellas cosas que hacen los hijos que son una molestia. Gus mi primo y yo eramos chamos que nos despertábamos a las seis de la mañana. Y Gustavo se le montaba en la cama a su mamá con un reloj despertador de Mickey Mouse que sonaba como las campanas de los bomberos. Se lo ponía en la oreja. Le gritaba «DESPIERTAAAATE». Si mi tía hubiese tenido Twitter en esa época, con seguridad le hubiere escrito a @odioamishijos. Y fue la mejor mamá del mundo. Pero no a las seis de la mañana.

Yo no lo puedo hacer porque no tengo hijos pero sería tremenda iniciativa. La madre o el padre que con sentido del humor y sin temor al qué dirán afronte todo aquello que la desespera en su relación con los cachorritos que los hacen feliz, aun si se hace de manera anónima, se harán famosos. Vamos, que no todos nos creemos el cuento de la calcomanía en la parte trasera de la camioneta familiar: «mi hijo es un estudiante de primera». Hace falta añadir: «…y a veces no lo soporto por sabiondo».-

9 comments:

Anonymous said...

Jejeje yo también he odiadoamishijos y si tu amiga no agarra la idea lo hago yo, sobre todo.a los 14 pensaba "Dios, quien es ese mounstruo" o "porque no me lo comí, cuando decía que me provocaba" jajajaja amo a mi hijo pero muchas veces llegue a preguntarme "y ese lo pari yo"... Y estoy segura que lo mismo ha pensado mi mamá de mi. Y eso es lo bonito del amor madre-hijo la aceptación que impera sobre cualquier defecto

Ira Vergani said...

A ver, las mamas SI que nos quejamos y compartirmos a viva voz nuestros momentos donde invocamos a Herodes. Lo duro de este reto es el nombre, la palabra odio (llámame cursi, total lo soy) es demasiado heavy, fea y la tengo permitida en mi vocabulario para una sola persona y para las zanahorias. Si me das un nombre que no atente contra mis 12 años en cole de monja abro esta cuenta ya mesmo...

@cuaimafe said...

Post-risas, recordé a esta chica que hace algo parecido, no con las criaturas sino con los padres de las criaturas. Porque para ser justos, hay días en que los insoportables son ellos: http://www.stfuparentsblog.com/

Chemi said...

Epale Toto!

Fijate en este blog, más o menos lo que dices. Y fue catalogado entre los besto of 2010!!

http://www.shitmykidsruined.com/

Toto said...

shitmykidsruined rocks! jajajaj
Ira: es verdad. @nosoportoamishijos es como más políticamente correcto.

Anonymous said...

amo a mis hijos, pero estoy convencida que mejor es criar cochinos!!....por lo menos a los cochinos después que los engordas te los comes!!

Cristina said...

Demasiado bueno.... Congrats !!!
Del amor al odio y del odio al amor es el day by day. Ths God El amor con paciencia IMPERA. Tengo 10 mtos pensando el todos los momentos que los he odiado (multiplied x 3) y lo unico que he hecho es reirme a carcajadas. Los AMO-odio con locura y pasión....

LeonaCaraquista said...

Confieso que yo literalmente he fantaseado con ahogar a mis hijos en una bañera. Y no me da pena decirlo!

Soy colaboradora oficial en cualquiera de las cuentas de twitter, blogs, tertulias, foros, panfletos y cualquier otro medio de difusión masiva de quejas sobre los hijos!!!!!

Emiliana said...

Creo que tu idea esta buenisima! Capaz y termino por abrir un blog y asi por lo menos dreno cuando me estan volviendo locaaaaaaa!!!! Que te lo dice la madre de una drama queen de 4 que no le gusta la carne ni el pollo "con concha" (whatever that means)!!!!!!

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...