Monday, August 22, 2011

Las Dos Versiones de Mis 32

Todo cumpleaños tiene dos versiones. La que vive el homenajeado y la que perciben los invitados. Esta es la historia de cómo pasé mis treinta y dos primaveras.

LA VERSIÓN DE TOTO


Cumplir 32 es como tener veintitrés pero con una actitud más relajada y un mayor salario. Si cae domingo, pues el día es más relajado aún. En casa me habían avisado que un primo mío cumplía 50 años el mismo día que yo y que su familia le había organizado un fiestón en los jardines de Topotepuy en El Volcán. La idea de colearme en un cumpleaños ajeno en el día del aniversario de mi rompimiento de la placenta materna me pareció genial por lo cual cancelé mis propios planes y me uní al plan campestre.

Sorpresivamente compuesto luego de un matrimonio la noche anterior donde me entarimaron para cantarme el cumpleaños, me fui con mis papás para allá. Si alguna vez tienen la oportunidad de ir hacia estos jardines se los recomiendo. Quedan subiendo por Oripoto y el contacto con la naturaleza es fenomenal. Hay cuanta mata se puedan imaginar y los turpiales se te paran en frente como para decirte “quítate que me estás frenando el paso”. Los que cuidan los jardines me cuentan que deben cambiar el agua catorce veces al día para saciar la sed de los pájaros.

El ambiente fue fenomenal, rodeado de toda mi familia. Venir de una casta de locos significa que uno puede hablar con quien sea y sabes que te vas a reír. La lluvia iba y venía y nadie le paraba, pues cada quien escogía su toldito. El verdadero cumpleañero y homenajeado de la fiesta estaba que no cabía del éxtasis por su cumpleaños. Cuando le dije que también era mi cumpleaños me respondió: “es mi cumpleaños, y mío solamente”. Lo entendí perfectamente, ambos somos del signo Leo y de haber sido yo el anfitrión se lo hubiese dicho igualito. Es que había de todo, tambores de Caruao donde me lancé una del gallo pelón, música sabrosísima, piñatas, torta del Magallanes y comida como para alimentar un batallón. Una rumba sensacional.

Entre cuentos y risas con gente de todas las edades, entonados con tintos de verano, whiskycillos acampanados y cervezas, huimos a refugiarnos ya caída la tarde por la fuerte lluvia que cayó. Algunos debajo de una churuata y otros, como yo, debajo del bar. Ahí con mis amigas las Zubis, nos pasamos la tarde hasta que llegaron unos mariachis donde me abracé al otro cumpleañero para entonar más canciones de cumpleaños. Fue una tarde mágica de 100% Actitud (quien también estaba gozando por ahí) hasta que me devolví con mis papás a mi casa para terminar con un merecido whisky en familia con mi amigo It’s Good to Be, agradecido por todos los mensajes en Twitter y en Facebook que me enviaron para felicitarme. Unos muy buenos 32.

LA VERSIÓN DE LAS ZUBIS



"Toto efectivamente tuvo un contacto con la naturaleza en el día de su cumpleaños. Lo que no recuerda es que el contacto con el whisky fue diez veces peor. Su rasca fue una de las cosas más divertidas que se ha visto en mucho tiempo. Se gozó el cumpleaños ajeno y menos mal también era el de él porque se lo tomó para él (literalmente). Todo iba bien, Toto gozó un mundo y su historia es 100% verídica hasta el momento donde tuvo que coger refugio debajo del bar por culpa de la lluvia. Cuando uno está atrapado entre el Huracán Irene y un bar, no queda otra sino tomar, tomar y tomar. Si empatamos el hecho que es el cumpleaños del susodicho, pues la perdición.

Emocionado él, Toto se tomó hasta el agua de los turpiales y como nadie se dio cuenta pues no hubo manera de rescatarlo. En un momento dado se volvió cursi, nos pedía que corriéramos por la lluvia con él agarrados de la mano. Los mariachis deben estar buscando el sombrero que dejó regado por ahí, pues no había forma que Toto se lo quitara mientras le pedíamos que se saliera del sitial de honor donde terminó abrazado de su primo el cumpleañero. Sus papás nos cuentan que roncó todo el camino de regreso e It’s Good to Be lo dejó con el whisky por la mitad en su casa donde no leyó Twitter un carrizo sino hasta el día después. Si esta no fue la peamentazón más divertida de su historia, entonces habrá que esperar hasta sus 33."-

1 comment:

CaroNu said...

Sr. Toto, FELCIDADES por su cumpleaños, menuda coincidencia haber nacido el mismo día que usted, el mismo año que usted, pero a unos 8000 kms de diferencia...
Definitivamente, nos debimos cruzar por el cafetín de la universidad o por algún módulo, pues estudiamos los mismos años, solo que yo un poco más de números...
Saludos,
desde las alturas

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...