Wednesday, August 24, 2011

Morning Blues


Me despierto de un solo golpe. Mierda, son las once de la mañana. Lo raro es que el despertador no sonó. Recuerdo haber cambiado el sonido de la alarma. Ayer me llevé un chasco mayor con el ring tone que accidentalmente puse, “Morning Blues”. El sonido no puede ser más similar a la musiquita cuando Candy Candy se enteraba de algo fatídico. Siempre era la misma escena, Candy volteaba y veía una figura oscura parada a lo lejos en una puerta. Ahí sonaba “Morning Blues” hasta que la figura caminaba hacia la luz y aparecía Anthony o Terry o cualquiera que se la fuese a coger a mitad de mañana.

No es peor que el sonido que puse de alarma cuando estrené nuevo celular: “Evolving Seaside”. Comienza con una ola que revienta suavemente contra las rocas, lo cual me hace sentir como si estuviera recostado en una playa desierta. Más olas fluyen y casi puedo sentir el agua que corre por mis piernas, mientras oigo a dos gaviotas revolotear por las nubes. Es una sensación placentera de tranquilidad. Una lástima que el crucero Celebrity haya decidido estacionar el barco a dos metros de mi playa privada y el capitán haya apretado la bocina como quien prende un televisor con control remoto que le falta pilas. Es la patada más grande que le pueden dar a una persona que hasta hace dos segundos creía que su almohada era un castillito de arena. “Evolving Seaside” fue borrado del celular esa misma mañana.

Claramente puse “Morning Light” anoche. Me recuerda cuando Mario Bros nadaba. Tiene como unas campanas, las cuales nada tienen que ver con el plomero italiano pero me tripeo que Mario andaba visitando un templo. Me gusta despertarme así. Pero mi Mario budista no entiendo. Mierda, son las once de la mañana.

En realidad son las 6:45. “Morning Light” no se disparará sino hasta dentro de una hora.

No comments:

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...