Tuesday, August 16, 2011

No escondas tu mal gusto (es el mejor)

Me meto en Facebook para ver las fotos de la semana. Entre la maraña de ecos de bebés y fotos de saltos en parapente, a veces es difícil conseguir un álbum sobre un evento lo suficientemente interesante como para verlo de principio a fin y pensar que hubiera sido chévere estar allí. Esta vez, me deleito porque por fin consigo algo que me hace pensar que en Caracas se goza: una fiesta de mal gusto.

Las fiestas de mal gusto son aquellas donde los sifrinos jugamos a ser niches. Es como el reggaetón. A la gente se le pide que hurgue en su closet para sacar lo más tuky que tengan y vayan así al sarao con el objetivo de burlarse de lo nefasto que uno podría ser de llegar a vestir así en la cotidianidad. Es el momento perfecto para sacar a relucir a la muchacha de las botas de Zara que tanto se critica y la chaqueta con parches de cuero en distintos tonos que jamás se pondría un caballero que se respete.

Por lo general todas las fiestas de disfraces tienen tres tipos de personas: los que entienden el concepto y van acorde con un flux color berenjena y camisa mostaza; los que se esmeran más allá de lo requerido y se traen hasta Pitbull para que los acompañe en un remix de su disfraz y la gente que jura que todo se resuelve con unas alitas de ángel y el pelo secado. En esta fiesta hay de todo un poco.

El álbum, debo decir, me parece sensacional. Todos los invitados salen sonrientes, cada cual orgulloso de su bigote falso, sus uñas laqueadas con motivos de Hello Kitty y mucho oro y lycra. Lo bueno de este tipo de fiestas, es que permita la crítica en el sentido favorable de la palabra. Mientras más feo sea el disfraz, más favorable es la crítica.

En una fiesta de estrellas del rock hace años, mi amiga Miss Pega y su espos fueron vestidos tan de “trailer trash” que hasta Pamela Anderson se hubiera volteado a decir “que niche estos carajos”. No importa, pues todo es en son de broma. A fin de cuentas, nadie es un disfraz en la vida real y la idea es gozar una noche como si fuéramos otra persona. En este caso, gente que es amiga de Marjorie la del picnic.

Termino de ver el álbum y pienso que es una fiesta a la cual me hubiese gustado ir de haber tenido la edad de los chamos que salen en ella. Días después se lo comento a alguien que sale en las fotos y me dice. “Sí la pasamos buenísimo pero lástima que mandaron a quitar el álbum de Facebook”. Frenazo. Say what?!?!? “Sí es que hay gente que se molestó por las fotos y pidieron que borraran el álbum de Facebook”.

O yo estoy viejo y cómodo con mi personalidad o no entendí bien la excusa. Mandan a quitar un álbum de fotos donde todo el mundo sale disfrazado de gente niche porque la gente va a criticarlos. Ehh, ¿no es ese todo el punto de una fiesta de disfraces de mal gusto? En ninguna de las fotos salen imágenes dignas de destaggueo, simplemente gente feliz pero vestida como si Zapatos Atrevidas hubiese decidido hacer una fiesta de lanzamiento en el Country Club. ¡Inentendible!

El álbum ya no está en Facebook por lo cual ciertamente hay alguien que se molestó. No me interesa quien fue, sus razones válidas tendrá y la verdad es que soy un metiche por andar viendo fotos ajenas pero me parece cómica la actitud. A esa persona, quien quiera que sea, solamente le digo: es 100 veces más probable que te hayamos criticado en una foto de un matrimonio dónde estás vestida/o como eres tú en la vida real. Y es 100 veces más probable que te hayamos aplaudido en el álbum de mal gusto porque te la comiste de lo bueno que fue tu disfraz.

Hay que aprender a reírse de uno mismo. Esos son los momentos fotográficos que siempre vamos a apreciar.-

2 comments:

Nancy said...

Jolín (sí,sí escribo desde la Madre Patria)quitaron ese album?. Yo también lo vi, era bueníiiiiisimo. Le di clases al 70% de la fiesta en el cole o la universidad, y ya sé que no soy objetiva, pero hasta así las veía divinas. El mal gusto debería ser obligatorio una vez al trimestre (pero sólo una por el amor de Dior),es que a veces es tan necesario reirse de uno mismo...

Tú pregúntale a Miss Alice, quien le hizo leerse EL CID en 3er año jejejeje pobrecillas, mira que fui mala, pero todo fue en nombre del origen de nuestro castellano escrito!

Un saludo, no te conozco, pero ya te he leído mucho.
Nan

Ira Vergani said...

Una amiga del alma hizo una para celebrar sus 40. Te voy a tagguear en una foto mia, me la tripee como nunca y te juro que pasé más tiempo preparándome para esta fiesta que para cualquier otra!!!

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...