Tuesday, September 13, 2011

Angola le dio las 'Buenas Noches' a Miss Venezuela

Se suponía una noche de samba, bikinis diminutos y Venezuela. Sedientos de venganza por la abrupta interrupción de la buena racha el año pasado, nuestro líder estético-patriótico Osmel Sousa se había encargado de enviar al concurso Miss Universo a una bomba atómica como representante. Cumplió. Vanessa Goncalves, una odontólogo de 25 años de origen portugués, con abdominales más marcados que huella en cuaderno de votación acaparó la atención de los medios desde que llegó a Sao Paulo, Brasil donde se realizó el sexagésimo aniversario del concurso.

Hasta el Plan B lo teníamos. De no entrar Goncalves al cuadro de 16 semifinalistas, siempre quedaba la opción de apoyar a otra venezolana-portuguesa, Laura Goncalves la representante de Portugal quien hasta el año 2009 había vivido en Caracas. La noche gritaba Venezuela, las panaderías gritaban Venezuela. Hasta las cuentas hackeadas en Twitter gritaban: “Abajo la explotación. ¡Viva Miss Venezuela!”

La venezolana fue la última en ser llamada al grupo de las 16 semifinalistas. Se le atribuyó al factor sorpresa en la televisión, dándole más emoción al evento, lo cual emocionó a todo el mundo menos a nosotros. A un país que vive en zozobra porque no sabe cuando lo van a asaltar, se le va a ir la luz o le van a lanzar una cadena presidencial, eso no se le hace. Que Venezuela fuera nombrada de última fue una patada al estrés que padecemos los venezolanos a diario. Pero allí estábamos, hasta con Portugal metida gracias a una votación online que le permitió a los fanáticos elegir a una semifinalista.

En los cortes comerciales antes de la competencia en traje de baño, los venezolanos aprovechamos para meternos una bala fría y abrir una cervecita. Si algo nos enseñaron las Chicas Polar es que nadie le gana a una criolla en bikini. Fue así. La humanidad de Vanessa Goncalves arrasó en el desfile en traje de baño con una puntuación dada por los televidentes de 9.1, la más alta calificación. Las demás fueron un abrebocas para este arrase de cuerpo que se suponía invencible y más de una twitteó “y ahora pa’l vestido de reina”.

Pero el vestido se quedó metido en el clóset. Venezuela no fue llamada al grupo de las diez, quitándole descaradamente una emoción que bien nos hacía falta desde que Paraguay nos quitó el sueño de la Copa América a punta de penaltis. Las menos favorecidas iban pasando, mientras las grandes favoritas Estados Unidos, Kosovo y Colombia se montaban en la ambulancia manejada por nuestra paisana. La decisión del jurado fue más que obvia, y aún así, con la excepción de Martin Hahn escritor de La Viuda Joven que seguro dijo “claaaro”, el mundo no la entendió.

Al final ganó Angola, la prima Coppertone de Carla quien les dijo “Buenas Noches” a todas las demás. Ante la no inclusión de Venezuela, las barras mundiales se fueron hacia esta espectacular africana quien ni ton ni son se impuso merecidamente ante la ucraniana, la brasileña, la filipina y una kilométrica China que según @El_Soplon, twittero experto en estas competiciones, se veía más larga que una Navidad sin real. Venezuela fue la primera que se le abalanzó a la nueva Miss Universo para felicitarla. Porque así somos, podemos perder coronas, pero a la hora de dar un abrazo y un “Mi reina”, que se quite el mundo porque Venezuela va de primera.-

2 comments:

Kirín said...

me encantó el final :) porque es así, es real

Azrael said...

Excelente ¿reseña? la verdad me perdí el certamen, pero siempre me lo pierdo así que no hay rollo por allí.

Sin embargo, está de más decir que para mí, El Miss "Inserte el nombre que a Ud. le venga en gana porque a mí me da igual cómo se llame la verga esa" siempre tendrá a mis Venezolanas coronadas.

De eso, no hay duda...

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...