Friday, October 7, 2011

Con Sed de Gozar la Fiesta


Entrar a los salones de la casa es mirar a muralistas fajados por terminar imágenes alegóricas a Alfred Hitchcock y otros personajes disimiles en pintura verde. Es la misma tonalidad de una veintena de botellas que cuelgan invertidas para formar una elocuente lámpara a la entrada de la casa. En el patio, una nevera invita a abrirla y coger una cerveza, mientras que en una fuente congelada reposan más latas para agarrar las que se quiera. Para los más puristas hay un bar, construido con cajas de cerveza amarilla. Pero aquí no hay nadie purista.

Zapatos de goma plateados con alas y stilettos de patente negro llevan a una centenada de camisas de cuadros, en V y uno que otro con tirantes rojos y pajarita hacia el jardín trasero de la casa. Un gran contador en cuenta regresiva se despliega a través de una pantalla. Faltan dos horas para algo y los invitados no saben para qué. Lo que sí se sabe es que el tiempo es oro y si eso es lo que va a durar la fiesta o si viene algo bueno después, entonces es mejor tomar una cerveza rápidamente. El gozar no lo perdona el tiempo.


En el medio del jardín hay una bañera llena de hielo con bastante cerveza. Al fondo hay un carro con un letrero en el tablero que dice “Mariche – Lagunita”. La maleta está abierta y también contiene hielo y un arsenal de cerveza. No hay ni un solo pipote de basura en esta verbena de hipsters por lo cual se sobreentiende que los carritos de supermercado puestos sobre la grama fungirán de Robotinas para esta noche de encuentros entre levadura y sonrisas.

Esta es una fiesta de detalles que apuestan por la simplicidad. Hasta el casete de la invitación ha servido como prueba de que esto es una noche para decretar que somos más felices con las cosas sencillas. El track del casete se oye bajo la mezcla de Trujillo y Pacheko, DJ’s de la noche y la música en vivo de Bacalao Men y Judy Buendía. Twitteros que se siguen se conocen por primera vez en versión 3-D, artistas chocan latas con modelos y los sifrinos se sacan la camisa del pantalón porque aquí no cabe el "qué dirán".


Faltan menos de cinco minutos para que el contador de la pantalla llegue a cero. El techo de la carpa se ha iluminado con una imagen de un cielo estrellado y un mundo comienza a aparecer. El conteo culmina en el “cinco, cuatro, tres, dos, uno”. No podemos negar nuestro venezolanismo al gritar “Felij haaaño” en unísono. La pantalla rueda la nueva campaña Sed Tu Mismo de Cerveza Zulia, la gran anfitriona de la fiesta. Una campaña que apuesta por colores Indiana Jones, amigos inseparables y juventud que no pone como héroe al paviperro que se toma su foto de perfil en Facebook sin camisa ni a la guircha que se toma la suya vestida de tanga frente a dos cactus en Morrocoy. 

Los héroes de esta campaña somos tú, yo y los panas. Una juventud auténtica, con un estilo de vida actual,  que le gusta sentir que no le venden una marca, le venden una experiencia. Esto es la manera de lanzar un producto, con el entendimiento que la gente goza más cuando se siente lo suficientemente motivada e incluida como para quedarse hasta las cuatro de la mañana de un jueves bailando con lata de cerveza en mano.


Siempre he dicho que una fiesta no termina hasta que no se comente al día siguiente en el desayuno. Esto es cierto para saraos personales pero no es lo usual en fiestas relacionadas con el lanzamiento de una marca o un producto. Hay algunos eventos que suelen seguir formulas repetidas que hacen del mismo algo para olvidar. Un correo de invitación sin seguimiento, poca intriga entre los asistentes, y un local indiferente poblado de promotoras y afiches de la marca con gente que más nunca se volverá a ver. Estos, se olvidan rápidamente.

Hay otras marcas, sin embargo, que comprenden la efectividad de la experiencia. Más allá de posicionar el producto en el consumidor de una manera obvia, el empeño en organizar un evento lleno de detalles que apuestan a la simplicidad, hacen que resalten del montón y logren que el invitado no solamente se lleve el producto en mente sino la garantía de que vivió una experiencia en la cual gozó con el mismo, entre panas y con buena música. Estos son los eventos dignos de reseñar al día siguiente. A Cerveza Zulia, vaya este brindis entre latas amarillas. Dieron en el clavo de saciar la sed de vivir a punta de gozadera.-


2 comments:

MaraG said...

de pana que fue tremenda rumba!!

Victoria B. said...

Y son rumbas como esa las que te dejan con las ganas de haber estado ahi para vivir en carne propia algo que se cuenta y cuesta creer. (Hasta que evz las fotos y piensas "Si, habria sido genia estar ahi")

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...