Sunday, October 9, 2011

Madres de Piedra


El viernes pasado aproveché una diligencia al Centro Plaza para meterme en la función de las tres de la tarde de El Rumor de las Piedras de Alejandro Bellame. De esta película solo había oído que se había ganado un montón de premios en el Festival de Cine de Mérida y que era la candidata oficial de Venezuela para los Premios Oscar como Mejor Película Extranjera. Dos horas después salí convencido que esto es mucho más que una película, es un homenaje a las miles de madres en Venezuela que buscan que sus hijos progresen en la vida.

Diez años después de ver a su hija arrastrada por el río en el estado Vargas, una madre soltera lucha por sacar a sus dos hijos de un barrio de Caracas donde viven con su abuela enferma hacia una vida más digna y un futuro rico en oportunidades. Para ganarse el pan guinda pollos por el pescuezo en una fábrica. Se redondea al vender almuerzos a sus vecinos y guarda su boleta de ahorros en un tarro de azúcar. No duerme de noche, pensando solamente en deudas y en hijos que no llegan. Delia es su nombre y esta es su historia.

El público venezolano está cansado de degustar cotufas sobre películas que toman elementos clásicos de la realidad nacional para crear un formato de entretenimiento visual. ¿Hasta cuándo otra película más sobre pobreza, violencia y ganas? Es ciertamente comprensible pero la genialidad de El Rumor de las Piedras es que ha podido filmarse en una quinta de Prados del Este y la historia seguiría siendo la misma. Las desgracias en este país de varones criados por mujeres machas son diferentes pero la sensación de esperanza para lo mejor y la impotencia ante lo peor es compartida. Toda madre de alguna manera ha sido, es o será Delia, de piedra.

Las actuaciones son impecables gracias a un guión rico en referencias criollas que ponen hasta al más sifrino en contexto. Durante la proyección me puse a pensar en quien será el encargado de traducir los subtítulos. Pobre de él, es tan rápido y coloquial que uno se siente metido en la película apenas comienza. El guión hace que todos los personajes sean creíbles, identificables con personas que conocemos de carne y hueso, en donde la inocencia de quienes son al comienzo juega un factor importante a la hora de sobrevivir a las piedras que se le anteponen en el camino.

El Rumor de las Piedras, una muy buena película recomendable para ver y discutir en familia. Ojalá esta sea la esperanza criolla para una muy merecida estatuilla dorada en los Oscar. Será un gran homenaje a todas las madres de piedra que hay en Venezuela.-

2 comments:

Anonymous said...

yo la vii!! EXCELENTEE

Victoria B. said...

Justamente el dia de hoy la vi, Toto, Y siento que volvi a ver Hermano, estaba esperando que alguno de los niños se muriera. Si, me parecio mejor que muchas de las peliculas que se producen aqui, pero tal como lo has dicho, creo que estoy cansada de ver todo el tiempo malandros. Al menos pongan a los malandros del interior, la vida es diferente. Creo que me asombrare cuando en Venezuela hagan una pelicula de calidad que no hable solo de los malandros, la clase baja, y los problemas. Creo que todos necesitamos descansar de eso, de lo que se ve en la calle todo el tiempo.

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...