Tuesday, November 1, 2011

Cuando el 'tan' Kardashian es 'demasiado' Kardashian


Lo que más me preocupó al enterarme del divorcio de Kim Kardashian con Kris Humphries fue mi enfático grito de «¡Lo sabía!». Nadie apostó por la longevidad de este connubio pero 72 días, un poco menos de 10 semanas, y a un día de haberse conocido ya es el colmo. Pensar que a Kim le vino la regla dos veces antes de salirse de la relación (no me juzguen, es reality) es suficiente como para saber que fue corto.

Como todo lo Kardashian, las coincidencias de la introducción del divorcio con el lanzamiento de un libro de su madre y el próximo estreno de nuevos programas de televisión bien hacen pensar que las relaciones en esta familia no duran hasta que la muerte los separe. Más bien, como twitteó alguien, hasta que el cheque se haga efectivo. Es cierto, una relación en el ojo del huracán afecta a cualquiera. Pero no creo que Angelina Jolie y Brad Pitt tengan interés alguno en mandarle a Kim una tarjeta que diga «jeva, al menos trata».

La Kardashian no es ejemplo para nadie… no, para nadie. Hay parejas aquí mismo en Caracas que han decidido casarse con menos de seis meses de haber iniciado una relación. Lanzarse al agua con una persona a la que nunca se ha visto con gripe prende todas las alarmas pero miren, funcionan. La diferencia es que se apuesta a la relación. A Kim esto le dio flojera.

Rita Wilson no sigue casada con Tom Hanks por sus reales, lo mismo que Danny Moder con Julia Roberts. Estos últimos son considerados figuras sonsas en el espectáculo porque no venden portadas Kardashian. Pero son gente como uno. Gente a la cual jamás se le acercarían para hacer un reality show sobre sus vidas. En primera instancia porque dirían que no.

La razón es sencilla, su trabajo no es interpretarse a si mismos en monos Juicy Couture, sino personificar la vida a otros, de la misma manera en la cual nuestro trabajo es ser abogado o enfermera. Lo que es de ellos, verdaderamente de ellos, a puerta cerrada. ¿Cuántos perros tiene Meryl Streep? Exacto.

La gran pregunta Kardashian es ¿por qué nos importa ella? ¿Qué tiene Kim Kardashian que pueda opacar no solamente el nacimiento del bebé número 7.000.000.000 en el mundo, la imposición de un control de cambio en Argentina y la salida de los Estados Unidos de la UNESCO debido a la admisión de Palestina? No es tamaño, vaya que la Kim es pequeña, lo que nos atrae hacia ella sino el morbo por conocer su estilo de vida.

Nos importa un comino Palestina, nos gusta la mala televisión. Sea Kim Kardashian, Kimora Lee Simmons, Paris Hilton o los chicos de Jersey Shore, verlos es un culto a la fascinación de lo que no queremos ser. Porque la verdad es que lo haríamos todo distinto. ¿Tomaríamos Dom Perignon y usaríamos trajes de Tom Ford? Sí. ¿Nos gastaríamos 18 millones de dólares en un matrimonio? No. Con lo “pobres” que somos sabemos que no todo en la vida es un estampado de tigre.

Sobre todas las cosas y sin poner en duda sus dotes como empresaria, nos importa Kim Kardashian porque, como otros de su calibre, hace la fama fácil. Nos vende ese sueño de la instantaneidad, del codeo, de la portada y del paparazzi. Pero vivir la fama por fama es la manera más fácil de extinguirse. Sin duda, quiera Kim o no, el público se cansa del show. Que lo diga la invitada a su boda, la señorita Lindsay Lohan.

Es cierto, Kim Kardashian se ríe de todos nosotros a la hora de rellenar un depósito en el banco. Su primera entrevista post divorcio seguramente le generará unas altas cifras y futuros proyectos le auguran ganancias económicas como para que no tenga que sonreír jamás en una alfombra roja de nuevo.

Pero Kim jamás intentará dejar la alfombra. Y esa, inevitablemente, será su desgracia. Como bien dijo Jack MacFarland en Will & Grace: «Justo cuando pensaba que era famoso me olvidaron. Me siento como Teri Hatcher hace seis años… y Teri Hatcher en seis años más». ¿Dónde está Teri Hatcher hoy en día? Exacto.-

1 comment:

Anonymous said...

genial! lo disfrute como un buen domingo en la tarde.


por cierto, compraría tu libro pero la situación del estudiante universitario es difícil, aun no hay cobre mijo..pronto!

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...