Friday, December 9, 2011

Los Problemas de Otros


Hace un buen tiempo alguien me dijo que la mejor solución a los problemas de los demás era no meterse. Lo más que uno puede ofrecer es ayuda y apoyo pero hay que tener muy en claro que el problema no es propio sino ajeno. Es muy fácil decir “ese no es mi problema”, inclusive liberador. La pregunta que me hago es ¿qué pasa cuando no es un problema tuyo pero te afecta igual?

Cada año que transcurre me doy cuenta de que las mañas y hábitos de familiares y amigos que me rodean me afectan. Y cada año me pregunto: “¿cuándo es que nos vamos a sentar a discutirlo?”. Vivo en un mundo rodeado de potenciales Susanna Kaysens y Randle McMurphy’s que son catalogados como “déjalo vale si él es divertidísimo” o “no le pares que ella es así”. No es divertido, es alcohólico. No es así, está deprimida.

Todo el mundo tiene un problema, un secreto, un miedo, un talento y una virtud. Los que tienen dos más son unos echones. Y por alguna razón nos cuesta entender que el talento y la virtud son las herramientas necesarias para despojarnos del miedo de revelar el secreto y resolver el problema. Pero, ¿estamos calificados para decirle a alguien que tiene un problema que nos afecta cuando nosotros mismos tenemos otro?

Yo he sido muy franco con mi adicción al cigarrillo. La brutalidad es que no lo he dejado. No debe ser mi único problema en la vida pero es con el cual me siento identificado más. ¿Cómo le digo yo a una persona que se fuma la vida cuando yo no me quedo atrás? Ahora me pongo a pensar, ¿es problema de otra persona el decirme que yo fumo demasiado? No. El problema es mío.

Lo que me afecta es que no sé si las personas que me preocupan consideran que su adicción o comportamiento es un problema. Si se acuestan pensando en el secreto o el miedo de admitir el problema o si para ellos simplemente es un trago más, una pastilla, una dieta estricta o una partida de póker. El no hablar de los problemas personales en la cena de muchas familias ha hecho que el tema tabú se prolongue. Una vida donde el mantra “todo el mundo lo hace pero nadie habla sobre ello” impera cuando la felicidad y la comprensión estaría precisamente en afrontar el problema de manera grupal.

Me cuesta hablar de las personas que me afectan y su problema para publicarlo en el blog y quisiera ser más franco al escribir. Pero soy parte de una educación de cajita de cristal donde todo es perfecto pues a fin de cuentas nadie anda en pijama a las diez de la mañana, ni se cortan las venas ni tienen amantes o familias paralelas. Pero una adicción con un hábito social permitido es lo mismo, a mí nadie me engaña. Una dieta no es dieta cuando una persona no hace sino hablar de comida todo el día. Hay algo más.

Lo bueno es que he encontrado que mis amigos se han quitado la careta. Que estos son temas que hemos comenzado a hablar en la mesa de la misma manera con la cual hablamos de cine. Un pequeño grupo de autoayuda en el que hemos podido ventilar las preocupaciones familiares y amistosas. Y lo que he descubierto es que no es frustración la sensación que da al confrontar a las personas con su problema. Es el miedo, real y palpable, de terminar en un futuro de la misma manera. Inevitablemente los problemas de otros que nos importan terminan siendo un temor egoísta.-

4 comments:

Luis! said...

Pienso que dependerá siempre de quien dé el primer paso.
Creo que la iniciativa debe venir la persona que tiene el problema. Y para eso, tiene que darse cuenta primero... y eso a su vez es producto de un proceso de reflexión o realización.
Si no, te encuentras con la gente que tiene complejo de salvadora y por lo general terminan con las tablas en la cabeza.
De ahí que no haya peor ciego que el que no quiere ver y que el primer paso sea aceptar que se tiene un problema.

Anonymous said...

So true. Si esto fuera FB, le daría like like like.

Anonymous said...

"Pero soy parte de una educación de cajita de cristal donde todo es perfecto pues a fin de cuentas nadie anda en pijama a las diez de la mañana, ni se cortan las venas ni tienen amantes o familias paralelas"
Pasa en las peliculas, pasa en la vida real .... como dicen por ahi, el jardin de tu vecino siempre es mas verde que el tuyo.

MdlA.- said...

Hay una diferencia entre "La Ropa Sucia se lava en casa" y "La Ropa Sucia se acumula en la casa"
Para mí lavar la ropa es más que hablarlo, hacer algo para solucionar.
Acumular la ropa sucia puede ser desde no hablarlo hasta comentarlo en la cenas pero sin hacer nada al respecto.
Lo importante es que realmente esos trapitos sucios se laven, se sequen, se almidonen, se planchen, se doblen, se guinden...
Un abrazo.

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...