Friday, February 10, 2012

Día 10: Un Escapista

Una Escapada Surrealista

Esta mañana me la he pasado leyendo sobre Harry Houdini. El tema para la foto de Roberto Mata es retratar a un escapista y no hay mejor que el mago de las cadenas imposibles. Me impresiona leer que sale de su casa a los trece para unirse al circo y a los actos. A mis trece Josefa todavía me llevaba a casa del vecino para irme al colegio.

También me gusta leer sobre su desprecio hacia el espiritismo. Con su esposa creó un código que le daría después de su muerte. Ningún espiritista pudo romper el código y diez años después, la esposa se rindió de establecer contacto. “Diez años son suficientes para esperar por cualquier hombre” dijo la viuda Houdini. Penelope esperó un poco más a Ulises pero madame Houdini era moderna.

Pensando en temas de foto, Manuela me sugiere que explore el surrealismo como manera de escapar. Tengo tiempo queriéndome hacer una foto disfrazado de Salvador Dalí pero no consigo la manera de hacerme los bigotes exactamente como yo quiero. El surrealismo es un arte de escapatoria, esto no es una palabra o esto es una letrina y es arte porque yo lo digo. Escapar de la realidad como fuente de toda inspiración, donde las leyes de la gravedad tienen menos importancia que los elefantes rosados.

Caminando por la casa con la idea de un truco de magia como lo es la ilusión óptica y el arte, me poso sobre un gran cuadro de dos metros que está en la escalera. Allí hay una simple silla en una terraza con brochazos de pintura multicolor. Continúo mi camino y me detengo. Yo me voy a meter en ese cuadro. Porque puedo soy obstinado.



Con Nina mi editora en camino para tomarme la foto, Zubi Zubi dicendo “oh Lord” por el teléfono y Alejandro mi hermano en completo desacuerdo desde la oficina, procedo a embadurnarme de pintadedos. No es tan fácil como creo y termino rindiéndole un vulgar tributo a un súper héroe rechazado por la sociedad porque dice frases como “¿rescatarte en el Roraima? Noooo mi reina, no llevo la guaya”.
Como Nina no llega y yo soy impaciente decido que mi mejor opción es Josefa. Al entrar a la cocina me regaña porque yo soy un inventor. Pero que Josefa se anote en mis aventuras no es la parte dificil. El problema es lograr que tome una buena foto. Falla desde el comienzo. Le explico que quiero todo el cuadro pero no hay forma. Al final decido que me voy a tomar la foto yo solo y cuando venga Nina compenso. Pero Nina no llega por lo cual decido que tengo la foto que quiero enviar y decido a lanzarme un chapuzón de Houdini a ver si me ilumina. Nada.


Esta es la foto final de mi aventura surrealista. Dentro de todo cuadro cabe otro inventor loco más.

3 comments:

Anonymous said...

Toto, está genial : )

Anonymous said...

Me recuerdas a Gladys, la protagonista del cuadro preferido de Phoebe! Jeje, suerte vas chevere!

EmeJota said...

Concuerdo con el segundo anónimo, me recuerdas a Gladys también. Ahora todo este concurso me ha hecho preguntarme si tienes la oportunidad de ver los fotos que envían los otros concursantes.

Ojalá que ganes, no se cuales sean las otras fotos pero las tuyas son muy creativas a la hora de transmitir el concepto de los retos.

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...