Thursday, April 26, 2012

8 Historias, Un Manual y un Tremendo Evento


Por lo general, el lanzamiento de una marca o producto se hace en un evento aburrido. Hay una promotora parada en la puerta con un micro vestido de lycra que si la viera su papá. Hay mesas altas donde se mezcla gente que solo vino por la única copa de prosecco que sirven. En una tarima, en frente de un afiche pixelado hay un gerente dando un discurso. Su voz es tan fastidiosa que hasta Siri la del iPhone bosteza. Luego hay otros eventos que te dejan con ganas de comentarlos al día siguiente. Esos son los que valen la pena.

Me invitaron anoche al lanzamiento de la nueva camioneta Ford Explorer. Cuando de carros se trata lo más que te imaginas es una consola rotatoria y más promotoras explotadas. Pero en este caso todo fue distinto. Fue un evento que lejos de lanzarte el carro “in your face” me hicieron querer el carro. Y me lo vendieron de la manera más genial que haya visto en mucho tiempo: a través de cortometrajes.

Ford Motors reunió a ocho directores venezolanos para que crearan un cortometraje de tres minutos de duración inspirados en los atributos tecnológicos de la nueva camioneta, sin que la camioneta apareciera en el corto. Los cortos serían vistos por un jurado calificador quienes determinarían  no solamente el ganador del Mejor Cortometraje sino también de la camioneta.

Lo llamaron apropiadamente 8 Historias para un Manual. Los directores escogidos fueron Julio Miguel, Carl Zitelmann, Braulio Rodríguez, Matías Lorusso, Hans Hoj, Ignacio Castillo Cottin, Gustavo Rondón y Marcel Rasquin.

El evento fue en el Teatro Chacao al cual no había ido y desde que entré todo era distinto. La camioneta estaba puesta ahí ciertamente pero se veía elegante, estaban las promotoras pero también se veían elegantes. La sensación de elegancia se hacía notar por donde pasaras (salvo las medias azul pitufina de Hilda Abrahámz pero de eso no se encargó la agencia) y adonde veías sabías que no habían dejado pasar ni un detalle por debajo de la mesa.

Pasabas al teatro donde te recibía Erika de la Vega quien se lanzó un monologo muy cómico sobre como ella vivía adentro del carro y que intercambiaba tweets con tal de que el gerente de Ford la dejara quedarse con la camioneta. Fue ella la que puso el tono de camaradería de la noche, aderezado por comentar en tono jocoso sobre la música de fondo que evocaba a 2001: Odisea en el Espacio, quizás lo único over the top del evento.

Acto seguido presentó al jurado en el cual estaban Marcelo Pont, director de arte de la ganadora del Oscar El Secreto de sus Ojos, Matías Bize, Leonardo Padrón, Luis Fernández y Miguel Ferrari. Las luces se apagaron y comenzaron a transmitir los cortos, los cuales también podían verse a través de Internet por un live streaming que habilitaron para esa noche.

Lo sabroso era adivinar cuál atributo del carro había utilizado cada director a través de sus imágenes. Luego de que pasaba cada corto, había un clip que explicaba ese atributo en detalle. Yo no soy de camionetas pero esta tiene gadgets geniales: tiene una alerta de punto ciego, desacelera en las curvas, sincroniza tu teléfono con lo que presumo es una pantalla mejor que la televisión de mi casa (y hasta con router de Internet) y lo mejor de todo, tiene una cámara de retroceso. En algún momento de la noche pensé que lo único que le faltaba era un botón de apoyo moral para cuando termines con tu novia.

El corto ganador se lo llevó Marcel Rasquin con una producción muy cómica llamada “About Argenis”, el cual fue el más laureado de la noche. El que más me gustó a mi fue “Playback” de Carl Zitelmann que evocaba la cámara de retroceso de la camioneta. La genialidad es que es un corto grabado completamente al revés el cual se va poniendo derecho hasta que comprendes que el final es el principio. Comenzó con un señor rebobinando una película con el dedo lo cual atrapó a cualquiera que haya nacido en mi época.

Lo sensacional de este evento es que en ningún momento nos lanzaron la formula de compra. Simplemente se tomaron el tiempo de hacernos encariñarnos con el carro. Tanto que en el coctél posterior, mejor que un matrimonio con un playlist de bossa con los ochenta que lo quiero para mi iPod, solo se comentaba de las películas y de la geniliada del evento. 

La única tristeza fue salir del evento y montarme en mi carro. Al ver que solo tenía el botón de las luces de emergencia, me sentí como un súper héroe chimbo. Es chévere mi carro pero no es una Ford Explorer. Y ahí es cuando me di cuenta que me vendieron completamente. Así se hace un evento, digno de reproducirse en otros formatos similares.-

Los ocho cortometrajes se pueden ver aquí.

3 comments:

VCTRNX said...

¿donde y cuando se podran ver los cortos? ¿o nunca los pondran en internet? porque si es asi, esto perdio todo el chiste.

Ana Troconis said...

VCTRNX los cortos se pueden ver en www.8historias.com... yo los ví y me parecieron geniales! Me encantaron Playback y About Argenis!

Anonymous said...

Lástima que sea un fusil de una campaña de BMW de 2001 -> http://es.wikipedia.org/wiki/The_Hire

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...