Wednesday, April 4, 2012

Cortas Notas antes de Partir


Me largo a la playa. Tengo tanto tiempo que no voy que hace poco consideré grafittear dos cocoteros en la pared de mi cuarto y clavarme una lámpara en la frente para sentirme costeño.

Hace dos horas que me venía a buscar It’s Good to Be y no ha llegado. Hay gente que no comprende que cuando a mí me dicen la hora no significa que estoy listo. Más bien quiere decir es que estoy sentado en la puerta de mi casa como si esperara el autobús del colegio. Con las chapaletas puestas y crema Coppertone aplicada a la nariz.

Las dos últimas películas que he visto han sido en 3-D. Está de moda la tridimensionalidad. Tanto, que cuando estrenen Titanic en 3-D el capitán va a gritar “¡Iceberg al frente!” y la audiencia le va a decir a la pantalla: “de bolas idiota, hemos visto ese cubo de hielo desde que zarparon de Southampton”.

Pero me está gustando regresar al cine nuevamente. La película “Hugo” me encantó. No tanto “La Guerra de los Titanes”. La trama trata sobre tres dioses que se pelean por el control del mundo. El dialogo fue tan predecible que a Hades solamente le faltó decirle a Zeus: “te quito tu trueno y también tu acción en el Country Club”.

Merecido aplauso a Edgar Ramírez por anotarse a este film taquillero. No es de mis actuaciones favoritas, debo decir. Dice “brother” tantas veces que al final ya estaba jugando a shot de cotufas cada vez que repetía la palabra. Lo que sí no me imaginaba es que iba a salir tanto.

Eso es lo que pasa cuando un latino llega a Hollywood. Inevitablemente nos matan en una escena. #Yoconfieso que me pasé toda la película pensando “aquí se raspan a Cacique”. Pero no fue así, tiene más tiempo en escena que los dientes de Julia Roberts en “Espejito, Espejito”.

El otro día me puse a pensar que La Sirenita era rolo de humana wannabe.

Hoy me encontré en la cola del supermercado a una novia que tuve a los diecisiete años. Fue hace tanto tiempo que me di cuenta que yo salí con ella en la IV República. Me intrigó mi despido viejil: “qué bueno verte”. Como si yo fuera Henry Fonda en On Golden Pond despidiéndose del lechero. Bueno, considerando que no hay leche me imagino que sería excelente ver al lechero.

Me escribió una niña desde Barinas que le encantó mi libro para decirme que había salido en la edición número 56 de la revista Vanidades pero que la foto leyenda había escrito mi apellido de manera incorrecta. Estoy tan pasado de moda que me provoca escribirles para que por favor publiquen una fe de errata en una próxima edición solo por robar espacio.

El otro día fui al teatro con Nina mi editora para ver standup. Hemos visto tanto standup en este país que nos hemos convertido en “catadores de standup”. Hasta ahora hay mucha copia. El chiste del mototaxista hampón es de Bobby Comedia. Por más que lo disfracen y le saquen el jugo de otra manera, ya se vio. #next.

Lo que no entiendo es porque nadie se ha lanzado el standup de un ascensor. Todo lo que necesitamos saber sobre el país que somos se resume en la gente que se monta en el mismo ascensor que nosotros. Sobre todo los que no llegan a montarse por falta de espacio. Esa cara de “awwww no quepo” es lo mismo que yo siento cada vez que Chávez gana una elección.

A veces creo que la gripe porcina fue una moda. Como el Instagram.

La noche del sábado pasado me quedé haciendo CADIVI. Paré cuando me llamó Bridget Jones desde Aruba para decirme que estaba gozando una bola.

Fui a ver la obra de teatro Improvisto en Teatrex. Es lo máximo. Seis actores en escena sacan papelitos escritos por la audiencia y dramatizan una obra de teatro. Lo que no entiendo es porque le pusieron de nombre “Improvisto” cuando se ha debido llamar como es “Reunión de Ministros”.

Cada vez que echan el cuento sobre la Resurrección siempre, siempre, siempre levantaré la mano para preguntar cómo es que los conejos ponen huevos. Al horno San Nicolás, el huevo de pascuas es el engaño comercial más ilógico de la cultura pop.

Hablando de religión, me intriga la historia de la crucifixión de Jesús. En una plaza pública, Poncio Pilato le preguntó al pueblo “¿Jesús o Barrabás?” El pueblo eligió a Barrabás. Y dos mil años después Simon Cowell le pichó la misma idea a unos ejecutivos de la cadena Fox para un programa de cantantes.

Mi sobrina está enferma. Mi papá me llamó para ir con él a visitarla a su casa. Le compró un peluche de Barney el Granjero. Mi mamá llegó cinco minutos después. Con el mismo Barney el Granjero. La cara de fascinación de la sobrina fue épica. La cara de “qué arrechera que lo compraste tú también pero que cuchi que tenemos 37 años compenetrados” fue épica.

Todo piano bar esté en peligro de extinción. Digo, por el piano. El bar se hace con dos idiotas y una cava de anime.

Me acaba de entrar un mensaje de It’s Good to Be: “me quedé dormido y juraba que era otro día. Ya te busco”. A veces pienso que la película Dumb and Dumber está basada en mi amistad con It’s Good to Be. Sería genial.-

Llevatelo! Happy Holy Week Tea Party Goers! En el nombre del Padre, del Hijo, del Espiritu Santo y de María Magdalena que nadie le da crédito pero si esa jeva no hubiera salido toda fanática para ir a visitar la tumba de Jesús dos días después de morirse, naaaaadie se entera que el hombre habría pirado y el cuento sería otro, amen.-

1 comment:

Bernardo Navarro said...

"El bar se hace con dos idiotas y una cava de anime". No, Toto, un bar es un lugar de gracia donde los borrachos pueden estar a salvo de todos los males y prejuicios.
Es la segunda vez que te leo y me gustó todo lo demás...

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...