Thursday, August 30, 2012

Gana el que se lo goce más



Josefa me preguntó esta mañana si me sentía nervioso por ser jurado en el Miss Venezuela. Le respondí que de ninguna manera me sentía nervioso pues mi función es sentarme cuatro horas sin derecho a tequeño a ver mujeres bonitas. Si algo sentía era la necesidad de un puff y un cenicero para hacer de esta una noche perfecta. Pero su respuesta a la mía me hizo pensar. Me dijo lo siguiente: “No, Don Totín le pregunto si siente nervios al saber que usted le va a cambiar la vida a alguien.”

La frivolidad de un concurso de belleza radica en la subjetividad de escoger a una mujer como la más bella de una nación. Es la cosa más ilógica del mundo porque lo que es bello para uno puede ser feo para el otro. Pero a pesar de esto, la vida de la muchacha escogida cambia para siempre. Todo porque unas personas que no conoce a fondo anotaron en un papel de votación que ese es su destino. Demonios, Josefa me puso nervioso.

Cuando yo entrenaba chamos para los Modelos de Naciones Unidas el proceso era el mismo. Una persona entraba a un salón donde se le acribillaba sobre la situación en Darfur, la mutilación vaginal y el acuerdo de Caracas. No se juzgaba por sus conocimientos sino más bien por su creatividad, espontaneidad y ganas de resaltar sobre los demás para ocupar una de las plazas del equipo. Sacando la cuenta, a lo largo de los años entrevisté a 450 estudiantes. La vida de 180 de ellos cambió porque le vimos algo, un no se qué que no lo tiene todo el mundo. Hoy muchos de ellos son mis amigos, la gente más emprendedora que conozco. El resto que no quedó se labró otro destino el cual desconozco. Pero tiendo a pensar que les fue bien.

Ahora, ¿fueron esos 180 los destinados a brillar? ¿Habrá uno que otro con potencial que no vi en esa entrevista? ¿Quién será hoy en día? Jamás lo sabré. Yo solo sé que de alguna manera u otra le cambié la vida a los míos de la misma manera en la cual me cambiaron la vida a mí cuando a los 19 años decidí aventurarme a entrar a un Modelo de Naciones Unidas.

No lo podía saber entonces pero el día de mi entrevista para ese Modelo yo tomé una decisión. Yo me la gocé. Podía quedar o no quedar pero eso no me iba a frenar a mí de tener mi momento. De decirle al jurado, “este soy yo. Lo que necesito de ustedes es mercadeo y ventas”. Me gusta pensar que eso se vio. Tuve el poder de decidir que me iba a ir chévere. Y me fue. Esos jueces, hoy en día anónimos, me cambiaron la vida a mí al escogerme. Nada en mi vida adulta posterior a eso se ha comparado con lo que yo aprendí gracias a que alguien tuvo la osadía de estar de acuerdo con el hecho de que yo me había gozado esa entrevista.

Lo comparo con esto del Miss Venezuela porque me parece igual pero con la belleza. Allá afuera hay una niña que salió de su casa porque alguien le dijo que era bella y entendió el potencial de hacer de eso una herramienta para el éxito futuro. A su lado se encuentra alguna sifrina bonita que también tiene los meritos pero sabe que de no ganar su vida continúa. A su lado también está una que es ahora o de vuelta al rancho. Este es su trampolín para salir de una vida que no quiere continuar.

¿Quién de las tres se merece el puesto? ¿La que lo ha tenido todo, la que no ha tenido nada o la que de verdad tiene las ganas sin importar de donde venga? Me voy a ir por la que más se goce la noche. Gane o pierda, esa es una mujer que tiene el poder de decir “qué chévere” a la experiencia. Que cada vez que salga haga sentir al público que su momento es ahora o nunca. Puede fracasar más adelante en la vida o quizás tenga más éxito que un ganador de lotería que abre una cuenta de ahorros. Pero el momento se lo vivió. Se gozó su noche y le hizo saber a todos los demás que ella va en serio. Y para mí, esa es la mujer que vale la pena coronar.

Hay que ver que Josefa es sabia. Esto como que es toda una responsabilidad.-

4 comments:

Anonymous said...

Hola Toto. Supe de tu blog por el Miss Venezuela. Felicitaciones por pertenecer al jurado.

Encuentro bastante interesante la existencia de un venezolano involucrado en la blogósfera. Especialmente, uno tan dedicado como tú.

Leyendo parte de tus textos, se me presenta una gigantesca duda, y no a manera de insulto te la remito a ti.

Eres afeminado también en persona?

Encuentro muy peculiar tu forma de escribir. Extremadamente florida.

Nadie, y recalco NADIE, escribe "don tontín", independientemente si fue dicho por otra persona.

No trato de ser un troll (aunque lo aparente por postear como anónimo), es una duda que despertó en mi ser cuando tuve la dicha de posar mis ojos en tu afamado escrito (la última oración la inspiró tus demás posts).

Sigue escribiendo, te deseo lo mejor.

Anonymous said...

sobre Toto en el miss Venezuela:
1= cool que los sentaran juntos a ti y a Marianella ... puedo jurar que se divirtieron ms q muchos espectadores.
2. cool la saludada tipo niñito de kinder
3. demasiado q te presentaran como Toto y no por el nombre de pila.
4. q exito!! oficialmente "escritor" ya nada de eso de buhonero intelectual
5. un fastidio no contar con los twts del toto en tan magno evento.
6. LO ULTRA PLUS no eres "un amigo de la casa"

Ora said...

Yo sí quiero a Josefa, carajo.

Toto said...

Anónimo: Josefa me dice "Don Totín". Suene afeminado o no, así me dice. Quisiera que me llamara el Capitán Cavernícola pero dada mi calva me temo que es imposible.
Saludos!

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...