Wednesday, October 17, 2012

Hay cosas que dicen dan pena (pero en verdad no)

Hay cosas que supuestamente dan pena. Mandarle a hacer un cuadro con el nombre Sebastián a un bautizado que se llama Santiago. Hablar de Gego y decir que es un hombre visionario. Despertarse una mañana con un casco amarillo de obrero puesto y no acordarse porqué. Conversar con una mujer a la que tienes siete años sin ver y solo decirle “disculpa, ¿tú no tenías un lunar enorme en la barbilla?” Decirle a una tipa que le estás cayendo que no la invitaste para la playa porque tu tía te dijo que para invitarla a ese plan le tenías que decir con tres días de anticipación para que se pudiera depilar. Salir de un restaurante y montarte en tu carro para ir a bailar. Y en plena pista ser abordado por el CICPC porque el carro en el que te montaste no era el tuyo. Era el de un diputado de la Asamblea Nacional que tiene el mismo carro que tú y no te diste cuenta.
 
Dicen que da pena hacer que la oficina llame a una ambulancia porque te estás muriendo de un infarto cuando en verdad lo que tienes es un gas atracado. Preguntarle a una gorda “ay, ¿y para cuando?” Mandarle un mensaje de texto con un cuento terrible de una persona a esa persona. Y ni siquiera disculparte sino fingir demencia. Que te deje un date en tu casa y tú veas unos mangos tirados en el suelo y se los ofrezcas para que haga una jalea al día siguiente. Llegar a la clínica y decir “¡Dios mío que peludo ese bebé!”
 
Hay gente que se moriría de la vergüenza el lograr que McDonald´s te niegue el servicio porque viste un hueco entre dos carros y te coleaste descaradamente en el AutoMac de La Castellana porque te dio flojera dar la vuelta. Preguntarle a alguien si tiene lechina y recomendarle un baño de avena  y luego no saber qué cara poner cuando esa persona te confiesa de que tiene un severo caso de acné adulto. Acompañar a una pareja de recién casados a su cuarto de hotel para ayudarlos a llevar sus maletas y acostarte “cinco minutitos no más” en el lecho nupcial. Encima del corazón en forma de pétalos. Encima de la pijama de la novia. Y quedarte dormido sin que te puedan levantar.
 
Yo he sido el protagonista de por lo menos nueve de estas ofensas que supuestamente dan pena. Y bueno esta...
 

5 comments:

Anonymous said...

te estaba escribiendo una carta que termina justo con ese momento jajajaja

Kirín said...

JAJAJAJAJAJAJAJ CDLM Toto gracias por alegrarme el día. Un besote

Valentina said...

Que te quiero, chico!

Anonymous said...

jajajaja, la verdad, la verdad...da pena jajaja

Tinker said...

Scoobs tu si te gozas la vida vale!!!

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...