Saturday, January 26, 2013

Esplain to Me


Mi amiga María Galdo tenía una frase buenísima para cosas inexplicablemente absurdas: “Esplain to me” (pronunciado: es-plein). Es una frase excelente pues a veces hay situaciones en las que necesitamos sentarnos con cuaderno y lápiz en mano tipo colegio a que nos echen el cuento de cómo es posible que en este mundo existan o pasen ciertas situaciones. Y es cierto, vivimos en Venezuela y aquí es más normal ver dos colchones encima de un Fiat Palio que a una viejita caminando por el rayado. Sorpresa no es un desalojo total en la cárcel de Uribana o que haya que salir pitado a comprar Harina Pan porque te chismearon que llegó al automercado de la esquina. Sorpresa es que uno se pasee por un centro comercial y vea este “detalle”:
 

Esplain to me.

Yo entiendo que Venezuela fue BFF de Libia en su buena época cuando el embatolado de Gadaffi le daba por sobar la espada de Bolívar. También comprendo que cuando cayó el dictador libio en casa de su hija se encontró un sofá de oro en forma de sirena el cual, francamente, no me logro quitar de la cabeza. Es más se lo pongo porque la miseria humana del mal gusto se comparte:
 

Pero esplain to me ¿cómo es posible que a un fabricante/artesano le de por pensar que una poceta, lava mano Y bidet de esa calaña como la de la primera foto sea precisamente lo que debe adornar el baño principal de una de las nuevas fortunas que se han hecho en el país? Esta poceta no es para ir en boxers, señores. Aquí se tiene que sentar una doña en malla de leopardo con los pies embutidos de tacón de corcho a hacer lo innombrable. Esta poceta le pega al de la cadena de oro y flux tipo shiny que tiene un yate llamado 'Kerneldis Coromoto.'

¿Ustedes se imaginan entrar al baño de visitas de una casa y encontrarse con este Tijerazo Chic? Claramente no. Porque si así es el baño de visitas, la casa debe ser TODA un esplain to me. Aunque, pensándolo bien… Dios quiera que yo entre una casa así algún día de mi vida. Y que esté bien tomado, para salir del baño gritando: “Señora Falcon Crest! ¡NO NENA NO!” Claro, me botarían ahí mismo, porque yo este tipo de cosas no me las podría quedar callados.

Siempre he dicho que uno de los trabajos no demandados más necesarios en este país son los compradores para las nuevas fortunas. Yo sería un mayordomo/comprador de película. No tengo el mejor gusto del mundo, ergo mi ropa, pero por lo menos sé que hasta Napoleón, quien tenía un gusto cursísimo, hubiera dicho “berro” al ver esa poceta.

Como este trabajo no existe, me postulo en el caso remoto de que alguna fortuna aspiracional llegue a leer este blog. A ver, I esplain to you: la poceta blanca ES lo más elegante que hay en materia de baño. En su defecto, beige o negra sólida, sin adornos (la color verde tipo baldosa de hospital estuvo de moda en las casas viejas pero ya se ve como cansada). El mármol negro te sirve como tope para el lavamanos, eso sí: SOLO, sin apliques o enchapados dorados o monogramas en escarcha tipo las mesas en Yesterdays Boleros del Ayer. Recuerda: Es un baño, no algo digno para la cripta de los Duques Medina y Luengo (ref: Mecano “Y Los Muertos Aquí”, súper sifrina la canción, te va a gustar).

Claro, a menos que seas la hija de Muamar Gadaffi, pues. Ahí sí destácate con el enchapado.-

1 comment:

Roberto N said...

Si necesitas que te "esplainin tu yu" algo asi, no mereces el puesto de comprador!

Y fijate que son DOS lavamanos, o sea que debe ser para el baño de la habitacion principal y no el de la visita.

Hablando de frases, siempre me ha gustado "don teik it personaly" frase que te tiran antes de que te digan hasta del mal que te vas a morir.

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...