Wednesday, February 6, 2013

6. Un Vegetariano Evangelizador


No tengo problema con el vegetarianismo, lo que pasa es que ahí no hay nada para mí. Cuando de una buena carne se trata mi “I see dead people” es “I see good meat”. No entiendo como una gente que estudió el círculo de la vida en Biología pueda negarse el placer de una carne a la parrilla. ¿Qué hacen entonces los vegetarianos un domingo?

Mi hermana es vegetariana desde hace más de una década. Cosa que McDonald’s todavía no le ha perdonado puesto que yo estoy convencido de que ella solita financió la apertura de tres locales en Caracas gracias a su antojo de un cuarto de libra con queso en los noventa. Lo bueno es que es cero evangelizadora con su vegetarianismo, simplemente nos dice que es lo máximo y que en algún momento deberíamos intentarlo. Pero yo veo su ensalada de atún y veo mi lomito con salsa bernesa y el hashtag en mi cabeza es #bitchplease!

Evangelizar algo que tú haces por convicción es bueno siempre y cuando no creas que tengas la razón absoluta. Lapidarte porque Naomi Campbell se atrevió a usar un abrigo de mink, flagelarte porque a nadie más que tú le importan las ballenas atracadas en el hielo ártico y dar charlas sobre cómo la Coca Cola es un engendro del Diablo está bien. Pero si a un alcohólico no le vas a cambiar su forma de vida diciéndole: “te vas a morir por borracho” mucho menos me vas a cambiar mi patrón de comida porque me digas: “la mamá de Bambi está muerta por tu culpa”.

La manera correcta de evangelizar una práctica es hablar sobre ella como una opción. Aquí todo el mundo va por la vida hablando de cómo el iPhone es mejor que el BlackBerry, que el TRX es el deporte del momento, que es una pena que no tengas Instagram porque Instagram es Instagram. Y qué bien pero esos no son amigos, eso es una revista de tendencias.

Amigo evangelizador es el que te presenta su vida sin tratar de vendértela. Él es como es y punto. Puede ser un chamo que se pasa la vida metido en un barquito tomándole fotos a pescadores, una que hace triatlones u otro que dejó de comer carne porque le hizo una promesa a Santa Bárbara pero igual te acompaña a un restaurante de carne porque tampoco es que hizo una ofrenda de no caerse a palos. Nueve veces de diez yo quiero ser más como ellos que como los “tienes que probar esta dieta macrobiótica”. Porque esa es la gente que no evangeliza, esos son los que están demasiado claros sobre cuál es su religión.-

No comments:

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...