Sunday, February 17, 2013

La Odisea


Ulises tardó veinte años en volver a Ítaca. Eso es tanto tiempo que estoy seguro que Penélope pudo haber cosido ella solita la línea completa primavera-verano de EPK. A mí me encanta esa historia de amor porque tiene una dosis de comicidad: para preservar su castidad, Penélope burla a un montón de hombres haciéndose pasar por la mejor trabajadora infantil de Indonesia.  Cuando Ulises llega a su casa, saca su arco y flecha y mata a todos los Joey Tribbianis en modo #plo-plo. Pene y Uli se abrazan. Fin. La historia es genial.
Lo que no sé es si Ulises hubiera hecho lo mismo con una mezcla de lentitud panameña mezclada con un ratón de autógrafo, dos horas de carretera y un avión de por medio.
Ulises, hablemos de mi odisea.
4:00 a.m. – En un matrimonio en una tierra lejos, lejos de la Ciudad de Panamá, Toto olvida su mantra: “siempre hay un whisky de más, siempre hay un cigarro de sobra” y pide el whisky innecesario. “Porque puedo” y porque “qué bárbaro que no me rasqué”.
4:20 a.m. – A Toto le da hipo.
9:00 a.m. – Suena un teléfono. Hay un taxi abajo. El mensaje se contesta con “yo no pedí ningún taxi”. 
9:10 a.m. – El taxi es para su prima. Ella no está contenta.
10:00 a.m. –Intento de desayuno. Toto piensa que el Sol debería venir con dimmer para momentos como estos.
11:00 a.m.-3:00 p.m. –Un cuerpo yace en una tumbona. Se presume que es del Artista Antes Conocido como Toto.
3:45 p.m. –Baño y puesta de pinta regia de viajero. Maleta cerrada con candadito chimbo porque los de combinación jamás aparecieron.
4:00 p.m. –Montada en un autobús rumbo al aeropuerto a dos horas en una tierra lejos, lejos de la Ciudad de Panamá.
4:10 p.m.- Toto revisa su pasaportera para ver si tiene su pasaporte.
4:10:35 p.m. –Toto no encuentra su pasaporte.
4:10:36 p.m. - Alejandro el hermano de Toto le dice: “corre”
Momento no indicado por reloj debido al estrés de saberse perdido: Toto corre por un hotel buscando a la única persona que podría tener su pasaporte, hasta que se da cuenta que esa única persona es él. Mientras corre, vuelve a meter la mano en el estuche y saca su pasaporte. Toto lanza una señal de #plo-plo a su cabeza porque en verdad son estos momentos donde le provoca detonarse. No presta atención a un mesonero que pasa y le dice, “se te cayó algo que sonó como una llave”.
4:14 p.m.- Toto entra al autobús, completamente sudado y con el pasaporte aferrado al pecho cual Biblia. Alejandro su hermano le dice: “es que tú eres un idiota.”
4:15 p.m.- Toto ve como todo el autobús en calladito revisa su pasaportera no vaya a ser que la pava los haya alcanzado a ellos.
4:16 p.m.- Espera en el autobús. Nada pasa. Toto revisa su pasaporte una vez más, no vaya a ser...
4:35 pm.: Lo bajan del autobús porque esa no es la guagua que va al aeropuerto sino a la Ciudad de Panamá.
4:40 p.m.: Nos montan en otro autobús que sí es la guagua que va al aeropuerto y no a la Ciudad de Panamá.
4:45 pm.: Partida hacia el Aeropuerto de Tocumén.
4:46 pm.: Cola trancada en la autopista. “¡¿Todos hicieron el pre-chequeo?!” Toto miente. No hizo el pre-chequeo.
4:46 a 7:10 p.m.- Toto viaja junto a las colas de Tucacas, Naiguatá, Río Chico y la de Harina Pan en el Automercado El Patio. Llega al aeropuerto a intentar chequearse pero la cola de tres personas es de tres horas porque la gente en Panamá es tan amable que se tardan con todos para explicarles el proceso de abordaje, una explicación detallada de cómo llegar a la puerta y aparentemente la explicación astrofísica de cómo vuelan los aviones.
7:31 p.m.- Toto pasa por seguridad. Se mete en la cola con una sola persona ignorando que es una madre soltera con una bebé de tres meses en sus hombros, un coche inventado por la NASA, pañalera, laptop, pulseras de picos y botas tipo Dominatrix.
7:47 p.m.- Toto le entrega a la madre a su bebé, después de que ella con toda la calma del mundo termina de ponerse la última de sus botas tipo Dominatrix y le dice: “no vale tranquila, un placer cargarte tu bebé”.
7:48 p.m.: Toto pasa por la puerta de seguridad y le quitan su yesquero. Le dice a la agente que él no entiende cómo un bebé no es más peligroso que un yesquero en un avión.
7:53 p.m.: Muerto de hambre pues con el ratón no ha comido mucho en todo el día, Toto se dirige hacia un centro de comida rápida. Divisa un local de hamburguesas donde se le hace agua la boca. Tres nanosegundos antes de llegar a la cola, se meten la mamá Dominatrix con su bebé y cuatro tripulantes de KLM. Ahora Toto hace la señal #plo-plo hacia ellos.
8:01 p.m.: Toto decide que no puede esperar más por su preciada hamburguesa y se va hacia un local de sándwiches que solo tiene a dos hombres en la cola. En el interín debe calarse frases como: “hmm ¿y el sándwich viene con albahaca? Porque es que yo soy alérgico a la albahaca… y la sopa de hongos tiene un recipiente para que no se me bote cuando me la lleve? ¿Ah no hay una tapa para el recipiente? No mira, cancelame la sopa… ¿será que yo quiero Coca Cola o 7-Up?
8:12 p.m.- Toto está bastante decepcionado con la población masculina.
8:23 p.m.- Con sándwich en mano, Toto llega a la puerta 9 donde está el avión que lo lleva hacia Caracas. El altoparlante dice: “muy buenas noches señoras y señores, vamos a comenzar el proceso de abordaje del vuelo 221 de Copa Airlines hacia Caracas. En estos momentos solo vamos a abordar a los miembros del Priority Pass y personas con necesidades especiales”
Toto piensa si un ratón es una necesidad especial.
8:30 p.m.: Terminada de pasar la gente de la high y las madres, Toto se mete en la cola esa del majunchero como él para abordar. Suena el altoparlante: “Muy bien señoras y señores ahora continuaremos con el proceso de abordaje. Estamos llamando a todos aquellos de las filas 30 a la 26. Solo de la 30 a la 26”.
Toto ve su ticket. Fila 9. #fuckmylife.
9:00 p.m.: Con la gente de la fila 12 todavía abordando, Toto se mete en la cola. Lo botan porque “señor no hemos llamado a la fila 9. Si puede esperar solo unos momentitos más, lo llamaremos”.
9:03 p.m.- Nadie en la sala de espera sino Toto y dos señores. La señorita del altoparlante los ve. Toto la ve a ella y se dirige hacia la puerta pero la señorita le hace una señal con la mano para que se aguante. Toto se aguanta. La señorita levanta el altoparlante: “muy bien, y ahora concluiremos nuestro proceso de abordaje llamando al resto de las filas”.
Toto piensa: #plo-plo,#plo-plo,#plo-plo,#plo-plo,#plo-plo,#plo-plo,#plo-plo,#plo-plo,#plo-plo,#plo-plo,#plo-plo,#plo-plo,#plo-plo,#plo-plo,#plo-plo,#plo-plo.

9:30 p.m.- Sale el avión hacia Caracas.
12:00 p.m.- Llega el avión a Caracas. Dos mujeres esperan en la puerta del avión: “planilla de salud! Planilla de salud!” Toto rellena planilla de salud: “¿Ha sufrido alguna enfermedad en los últims catorce días”. Pone con toda la honestidad del mundo: “sí, ratón.”
1:06 a.m.- Toto sale del Aeropuerto de Maiquetía rumbo a su casa.
2:26 a.m.- Toto se acuesta a dormir luego de una comilona en celebración de que ya no le va a pasar más nada. Ni a él ni a nadie.
2:30 a.m.- Entra el siguiente tweet: “Hemos llegado de nuevo a la Patria venezolana. Gracias Dios mío!! Gracias al pueblo amado!! Aquí continuaremos el tratamiento."
9:00 a.m.: Toto despierta a deshacer la maleta. Y ahí se da cuenta de que lo que se le cayó cuando creyó que había perdido el pasaporte era la llave de su candado.
10:10 a.m.: Toto está listo para la cárcel luego de vulnerar la seguridad con una lima:
 
Ulises, hablemos de tu odisea, mi rey. Hablemos. #plo-plo.

2 comments:

Ley said...

Fabuloso!

Chemi said...

"siempre hay un whisky de más" ese es justo el que lo revienta a uno, los otros no...

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...