Friday, April 26, 2013

Reglas Para Una Pelea Tipo Snooki en Facebook


Entrar a Facebook es como preguntarle a tu mamá si tu papá fue el novio que más quiso, la cosa es a tu propio riesgo. A veces pienso que antes de que se carguen todas las fotos, Facebook debería sacar un cartelón bien grande que dijera: “Keep Calm y No Te Amargues Que Tu Vida No Es Tan De Pinga”. Porque eso es lo que pasa con Facebook, y ahora Instagram: la vida se te va dándole Like a lo que hacen los demás.
Vamos a estar claros, lo normal es que uno esté en Facebook porque está aburrido en la oficina. Sin Facebook, los viernes no tendrían sentido. Lo incomprensible para mí es lo siguiente: si en Venezuela venimos de dos meses de no trabajar corrido sino que un día se muere alguien y al otro día hay un feriado y al otro día no se puede trabajar porque hay que ver el video de un cabeza de caja, ¿qué hace tanta gente feliz y campante en la playa?
Yo he tenido una relación amor/odio con Facebook. Primero eran las fotos de los ecos de bebés que me parecía una intromisión porque aquí las mujeres no se dejan ver las lolas (completas); pero cuando de unos rayos X de las entrañas se trata, ¡arriba el centerfold! Luego fue la intensidad con la comida donde cada quien subía lo que había almorzado ese día. Gente, a menos que seas Sumito Estévez la verdad es que no nos interesa lo que comiste por dos razones: uno, has debido invitarnos y dos, eso da pie para imaginarte en la poceta.
Con la política la cosa se puso intensa pero ahí todo el mundo es intenso. Y cuando se está en transición de política a fotos de wedding season pasa algo curioso: a la gente le da por ser ambientalista, pacifista, feminista, anti toros, anti tabaco, anti crueldad a las garzas. Yo tengo una pregunta: ¿cuándo tú montas una foto de un ser mutilado por participar en las elecciones no solo en Venezuela sino en Nueva Guinea montado sobre un gato siamés de una sola pata que necesita de vendas fabricadas por ciento veinte niños en Indonesia… qué quieres lograr? La gente intensa en Facebook es el equivalente al “FWD: FWD: FWD: RE: FWD: ALERTA ¿Qué hacer ante un tsunami?” de tu abuela.
Ahora la nueva moda en Facebook es pelearse públicamente en el muro. Cosa que, vamos a estar claros, me parece absolutamente deliciosa. Si algo nos han enseñado los reality shows es que las peleas ajenas son lo máximo. Ver a dos amigos en común o a un amigo fajarse contra un poco de desconocidos para dar su punto de vista en una interminable cadena que siempre comienza con “Me vas a disculpar Eucaris Coromoto de la Milagrosa pero…” es como para ir a la cocina a meter un paquete de cotufas en el microondas porque ahí uno sabe que la cosa va pa’ largo.
Mi pelea favorita de este mes fue sobre una niña a quien no conozco que se graduó de un colegio bien sifrino como el mío y ahora es la BFF de una de las Madame Royale de la Revolución. Lo que comenzó como un simple comentario de “me impresiona como la gente se enchufa” se magnificó a una tángana de dimes y diretes sobre coherencia entre la postura política y el estilo de vida. Ahí se metió toda una promoción, incluso hasta una a la que le tuvieron que hacer como la gordita en Mean Girls que confesó desear un mundo lleno de arcoíris y marshmallows: “disculpa, do you even go here?”
La conclusión de esa discusión es harta conocida, todas las peleas políticas siempre terminan tipo Miss: “lo que queremos es un país donde quepamos todos”. Y eso es una belleza pero es una ofensa para los metiches que no quieren ver morir las peleas en Facebook (porque estamos aburridos en la oficina y francamente que hueso con las fotos del plato de pasta). Y como esas hay miles. En el pasado quedaron las peleas de los expatriados que no vinieron a votar, de la que le tumbó el marido a la otra, del que se pelea con el hermano porque monta fotos donde el Vaticano dice que los condones son una miseria, de la incomprendida que pelea ella sola… y se da “Like” a ella sola. Ahora que lo pienso, Facebook es medio trágico.
Pero eso tiene su remedio. El problema es que no hay reglas claras con las peleas. Así que he decidido crear la normativa para pelearse en Facebook porque o es eso o ver afiches de “Dile NO a las corridas de toros”. Y qué fastidio con los toros.

REGLAS PARA UNA PELEA TIPO SNOOKI EN FACEBOOK

  1. El peleador se compromete a nombrar a la persona con nombre y apellido. Nada de “es impresionante como la gente dice que quiere a este país y no viene a votar”. Si usted está arrecho porque Bruno Díaz se fue a correr el Maratón de Boston y no se mojó el meñique el 14-A, hacéle mention.
  2. La persona objeto de la pelea se compromete a responder a la conversación. Nada de poner un mensaje todo místico en otra parte tipo: “Con la conciencia bien clara de quien soy como ser humano y de las personas que me quieren”. Primero porque los metiches no te tenemos en Facebook. Segundo porque esa afirmación es más galla que leerse un libro de Paulo Coehlo en la sala de espera de un psicólogo.
  3. No comience con, “Amiga, me vas a disculpar pero tú estás meando fuera del perol”. No se disculpe, vaya directo al grano. Aquí la educación la perdimos el día en que usted no se dio cuenta que se podía pelear desde la comodidad del Inbox.
  4. Se espera mínimo cinco mensajes de cada peleador. Eso de “ay equis amiga déjalo así que yo te quiero igual” es para gente que se confiesa una arrechera en un bar a las cinco de la mañana. No queremos sangre (porque tenemos a los fulanos toros) pero por lo menos nos deben tres tardes de ping pong.
  5. Sea inteligente. Si se le acaban argumentos saque una rencilla del pasado. Sabemos que la conclusión final va a ser que nadie se borra del Facebook porque somos así de inseguros, pero saque todas las garras que tenga. Ejemplos:
    1. ¿Esta rabia tuya es porque yo fui más flaca que tú en el colegio? Uuuuuhhhh
    2.  Ay sí el que se las tira de santurrón porque es de oposición cuando todos sabemos que tú te caes a champagne showers igual que yo. Uuuuhhhh
    3. Y encima me di los besos con tu novio pa’ que sepáis. Uuuuuhhh
  6. Si no tiene rencillas del pasado, invente. Hágase el misterioso. “No me hagas que hable aquí del viaje de graduación” es magnifico. Nadie se acuerda de lo que hizo en su viaje de graduación y eso deja cabezón a cualquiera.
  7. Si algún pacificador se mete en la pelea a destiempo MANDE A CALLAR A ESE GANDHI. Esta pelea no tiene por qué ser de dos personas y siempre es bueno meter a un pendejo para agregarle sazón a la causa antes de que se agote por sus propios medios. Nota: A menos que sea el espíritu de Gandhi quien le escribe. Ahí cáguese.
  8. Sea consciente que usted está en la palestra. Piense bien su pelea. Si usted responde con: “k-t-psa?” Usted perdió. No porque los metiches evaluemos ortografía y gramática sino porque la gente que escribe así pierde respeto automáticamente.
  9. Esté atento al Season Finale de su pelea. Todas las discusiones mueren, piense bien como quiere que la suya termine. Afuera tiene fanáticos metiches emocionados en la antesala de la batalla final. Se espera que su último mensaje sea épicamente incorrecto pero que dé la impresión que igual se van a saludar si se ven en persona. A fin de cuentas somos una generación que vio a Steven Seagal matar a ochocientas personas e igualito terminó todas sus películas dándose un beso con una actriz de los ochenta que ahora usa su fama para vender bienes y raíces en Boca Ratón. Absténgase de frases cliché como: “te respeto tu punto de vista, respétame el mío”. Ya han pasado veintidós mensajes. No sea descarado.
  10.  Una vez concluida su pelea, prepárese para ser nuevamente un metiche como el resto. Monte una foto de “Dile No a la Caza de las Ballenas”. Es la mejor manera de pasar de moda en Facebook. Es el equivalente a cuando Snooki le dio por salir en estado.
¿Tiene sentido ver a nuestra Snooki así? Claramente... no.
 

2 comments:

Anonymous said...

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJHDHDJMKJAKKAKAJAJAJAJAJAJAJAJAJ

Riendome sola en la oficina!

Demasiado bueno!

Gesita. said...

'Hacéle mention' es muy Twitter. Muy bueno esto.

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...