Thursday, May 23, 2013

Pienso en 140 caracteres


Una entrevista que me hicieron en El Nacional y que encontré en digital.
 
A Toto Aguerrevere le apasiona escribir. Este abogado es multifacético. Tiene un programa de radio, un blog y se ha consagrado como una referencia humorística en Twitter.
 


Amiguero: así se autodefine Toto Aguerrevere. Este abogado que ha dedicado su vida a las redes sociales desde 2008, creó un blog que le sirvió de inspiración para publicar su primer libro Cuentos de sobremesa. Luego se unió al Twitter y ha reunido más de 20.000 seguidores, que constantemente interactúan con él e intercambian originales ideas sobre la realidad del país. Tiene 33 años de edad y, además de ser columnista en revistas como Clímax, cuenta con un espacio radial en Circuito Éxitos llamado Programación para llevar.

--¿Por qué se define como un "buhonero intelectual" ensu Bio de Twitter? --Ahorita estoy de "buhonero intelectual encargado", porque la palabra encargado está de moda (risas). Lo que pasa es que soy abogado, licenciado en Estudios Liberales, he sido profesor universitario, escribo, blogueo, tuiteo, soy traductor... Entonces, cuando lleno una planilla de inmigración lo que tengo que poner es "todero". Eso es un buhonero intelectual. Cuando participé en el concurso Cartas de Amor, de Montblanc, pedían que uno se definiera y llegué a esa conclusión. Un día estoy vestido de flux y al otro de jeans.

--¿Cuál considera la razón de haber logrado más de20.000 seguidores en esa red social hasta el momento? --La constancia. Lo sabroso es analizar lo que está pasando en el mundo. Quería crear la cuenta de Twitter que yo quisiera seguir. Es decir, ver lo que está pasando y entenderlo desde un punto de vista de humor. La noticia siempre es tan trágica que para sobrellevar el día es mejor reírse. Empecé igual que todo el mundo: mis 10 amigos eran mis 10 seguidores. Esta red social ha contribuido impresionantemente en la popularidad que he ganado.

--¿Qué es lo más atrevido que le han dicho por Twitter?--Hay gente que no conozco que me da los buenos días, las buenas noches y me pregunta qué almorcé. En Mérida hay unas niñas que me aman y todos los días me mandan la bendición. Twitter cumplió siete años recientemente y rompió la regla universal que a uno le enseñan de chiquito: "No hables con extraños". Lo cómico es cuando alguien se me acerca en la calle y me pregunta: "¿Tú eres @totoaguerrevere?". Le respondo que sí y me dice: "Ay, yo juraba que eras más alto". Me río y me pregunto por qué si ahí somos unos avatares mínimos.

--De todas las cosas a las que se ha dedicado, comoejercer su profesión de abogado y ser profesor, ¿cuál es la que más ha disfrutado? --Escribir. El tema del blog y de tener espacio en algunas revistas me encanta. Me fascina todo el proceso de desarrollar una idea. Ahorita también estoy con la radio, que es un medio que no había explotado y lo disfruto mucho porque se trata de sentarte con alguien a echar cuentos.

--¿Y de dónde proviene su vena de escritor? --Ni idea. Nunca en mi vida he agarrado un curso de escritura. Leía mucho de pequeño y debe ser que en el colegio me mandaron a hacer muchos informes y me entrenaron. Todo esto nació porque descubrí el e-mail. Era un chamo que escribía muchas cartas y me comunicaba así con mis amigos de los campamentos. Luego todos se fueron a vivir al exterior y cuando nació el correo electrónico los contacté para contarles lo que hacía. Ellos decían que lo que les mandaba era un blog y que tenía que abrirme uno porque era muy cómico. Les hice caso.

--¿Por qué decidió aventurarse a escribir un libro comoCuentos de sobremesa? --Fue una decisión capitalista de mi amiga Ana María Zubillaga. Estaba muy cómodamente escribiendo mi blog y esa semana en la que a ella se le ocurrió la idea, yo había escrito algo que se hizo muy famoso llamado: "La semana nacional del sifrinismo", en el que me burlaba de mí mismo, de las cosas que hacen los sifrinos.

Ana María me dijo: "Ya tienes bastante tiempo alimentando el blog, vamos a vender esto en un bazar".

Por ahí arrancó y ya tiene tres ediciones.

Me encargué de escribirlo, mercadearlo, repartirlo.

"Escribo sobre cosas locas que pasan cotidianamente" --¿Actualmente tiene algún otro proyecto editorial en mente? --Sí, estoy fajado en el segundo libro. El adelanto es una fumada que me estoy echando para hacer algo llamado la hora loca, con el mismo formato de Cuentos de sobremesa. Ahí cuento las cosas locas que pasan cotidianamente. Por ejemplo, cuando Tibisay (Lucena) va a anunciar los resultados de las elecciones es un momento raro porque uno no sabe si sacar el whisky, la champaña, si es depresión o alegría. Otros temas son el tránsito, la luz, ir al aeropuerto. Cosas muy venezolanas que se ligan a la hora loca de las fiestas. El venezolano es loco siempre, por eso me parece redundante que se dedique una hora para esto en las bodas (risas).

--¿Qué es lo que más disfruta de escribir? --El desarrollo de la idea, porque pienso en 140 caracteres. Y explotar eso para escribir 6 párrafos o más me parece extraordinario. Para mí, que no soy escritor, es maravilloso que me salga, que pueda hilar los párrafos y que sea una poesía me encanta. Eventualmente me tocará hacer un curso porque es una pasión y como todo talento hay que pulirlo.

--¿Qué hace en su tiempo libre? --Camino. Me gusta salir por Los Palos Grandes, porque escribo todo el día o estoy sentado traduciendo. Me sirve para observar a la gente. Me encanta el cine biográfico, las películas de suspenso y soy fanático de Hitchcock y de los Óscar.

--Tiene experiencia escribiendo en revistas, conduciendo programas radiales y haciendo guiones de TV, ¿con cuál de los tres medios se siente más cómodo trabajando? --Lo que más me ha gustado ha sido ser guionista de Érika tipo 11. Fue puro talento venezolano. Las reuniones eran sentarnos a hacer una tormenta de ideas de cosas cotidianas. Fue muy chévere porque comprendí cómo mezclar el humor con la escritura en una página y media.

--Si pudiera ser presidente por un día, ¿qué medidas tomaría? --No haría ni una cadena.

Me parecen insólitas porque si alguien no me quiere oír, no me quiere oír y punto. A Osama bin Laden lo mataron y el presidente Obama no se encadenó para anunciarlo, pero todo el mundo se enteró.

--¿Qué es lo que más le gusta de ser venezolano? --El optimismo. Siempre las cosas pueden ser mejores.

Nos las hemos visto negras, pero si es tu cumpleaños, yo voy a ir a soplarte las velas pase lo que pase.

--Siempre ha querido que le hagan esta pregunta, ¿usted es feliz? --Eso es verdad (risas). Nadie le pregunta eso a la gente. Hoy en día no estoy feliz, pero estoy en camino a serlo.

2 comments:

Ora said...

!Un segundo libro! Love you.

mifractalmental said...

Buenas buenas

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...