Wednesday, June 19, 2013

Cómo Ser un Líder Cuando el Mundo Jura Eres Un Payaso



Cuando yo entrenaba chamos para modelos de Naciones Unidas en Harvard siempre me las veía negras a la hora de enseñarles como agarrar el toro por los cachos. Esto es, ¿cómo lograr identificar las debilidades de la contraparte y utilizarlas para tu beneficio? Es sumamente difícil sobre todo cuando estás en una competencia y nadie te para porque todos quieren resaltar. Pero es posible y muchas veces es cuestión de darle largas al que el más poderoso se enrede, solo para luego entrar con una escoba y barrer sus escombros.

Russell Brand es actor, comediante, ex de Katy Perry. No es santo de devoción de nadie ni tampoco constituye un buen modelo a seguir. Su irreverencia y humor negro lo pueden llevar a ser un tipo pesado, algo que cala bien entre los británicos pero no entre los gringos quienes se jactan de ser políticamente incorrectos y son más correctos que su ex, la Reina Victoria.

En una entrevista en el canal MSNBC, Russell Brand acudió para promocionar su nuevo standup El Complejo del Mesías. Sentado en una mesa redonda junto a tres periodistas la entrevista comenzó mal cuando la primera periodista le admitió en su cara que no tenía idea quien era él. Esto es lo común, yo no tengo idea quién es en verdad Hasan Rohani pero por lo menos hago mi investigación para saber de qué país es Presidente y qué está haciendo en mi entrevista. Lo inusual es que se lo digas al entrevistado.

Strike One. Conoce a tu “enemigo”.

La entrevista continúa y otro periodista le dice a Brand que él no entiende ninguno de sus chistes pero quiere que le haga ahí una improvisación de treinta segundos sobre Gandhi.

Strike Two. Si quieres ver un payaso, no ataques al payaso.

Finalmente, otra periodista con quien Brand ha sido amable por compartir la misma nacionalidad insiste en llamarlo Willy y en decir que su ropa hace que la entrevista sea confusa.

Strike Three. Conoce a tu enemigo y entiende que solo porque el payaso tenga nariz roja no significa que no sea igual de inteligente que tú.  

Aquí pueden suceder cuatro cosas en un modelo de negociación. Russell Brand ha podido disculparse por osar pretender que los periodistas supieran su nombre o que se viste con botas doradas. Ha podido levantarse e irse porque con idiotas no se discute. Ha podido insultar a los periodistas con groserías o ha podido agarrar el toro por los cachos.

Brand optó por la cuarta. En el proceso ni se disculpó, ni se fue. Simplemente aprovechó la entrevista para promocionar su show, hacer que las cámaras enfocaran lo que él quería y le enseñó al televidente que un periodista con sentido común se enfocaría en todo menos en lo superficial. Al final los tres periodistas no sabían  ni siquiera qué hacer con las manos y decidieron llamar a a comerciales.

Pero Russell Brand “ganó” la entrevista. Todo por culpa de unos poderosos que juraban que esto iba a ser un paseo cuando les dieron la lección de su vida. El comediante les enseño en menos de ocho minutos cómo ser un líder cuando el resto del mundo jura que eres un payaso.

3 comments:

Maiskell said...

Fantástico!

Anonymous said...

Si buenasss! Tienes este hogar como abandonadito, no te parece?

Gloria said...

Como escribiría @correoguaire : saLdinazo slap slap!!

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...