Monday, July 8, 2013

Conversas Latinas Sobre Caracas


En una cena sensacional que me ofrece la gente de Ron Zacapa, me doy cuenta que he sido un pésimo embajador para Venezuela en este crucero. Cuando me preguntan “¿cómo va la cosa en tu país?” les pido su servilleta porque de ahí se pueden cortar cuatro pedazos de tela para hacer papel higiénico.

Es una cosa insoportable el hablar mal de tu país, pues a mí siempre me enseñaron que cuando uno viajaba se convertía en la representación de los valores inculcados en su tierra. Ahora me doy cuenta que mis papás criaron a un Mini Ministro de Relaciones Extranjeras que creció para convertirse en un cínico apátrida. Pero en verdad, cuando la noticia más impactante de un país es que no hay papel higiénico, ¿cómo defenderse con las palabras del Canciller Jaua: “… sí, pero hay Patria”.

Lo que me sorprende de la aseveración es que la gente que no vive en Venezuela jura que no hay, no hay. Que nos limpiamos con una hoja de plátano o algo típicamente autóctono que uno encuentra en un cuaderno de sexto grado cuando estudia a los indígenas. Eso, claramente no es verdad. Hay papel higiénico. Lo que pasa es que no está la marca que a ti te gusta ni la cantidad que tú quieres. Y cuando hay alguna más o menos decente, hay un cartel que dice: "Disculpe la molestia, dos por familia". En otras partes del mundo, me dicen mis nuevos amigos latinos, eso se llama escasez. Pero en mi país, según el Presidente del Instituto Nacional de Estadística, eso se llama que los venezolanos “estamos comiendo más”.

Lo que me impresiona de comparar culturas es que mientras todos le tenemos miedo a la inseguridad y le huimos a la noche, la frase “por lo menos no es como en Caracas” no viene de mi boca sino de otros. La imagen de mi capital es una francamente deteriorada donde en un folleto de viajes resalta más la anarquía que cualquier otra cosa. Que aquí se hayan blindado carros y que una persona tenga una escolta cuando no es banquero o político es algo increíble. Pero en Caracas ya ambas cosas se ven normal. Ser escolta en Caracas es el nuevo "soy la amante". Todo el mundo lo tiene.

A veces me pongo a pensar si no sería un acto de rebeldía el irse con una mesa, un mantel de cuadros, una vela y dos vasos de vidrios con una botella de ron a la Avenida Francisco de Miranda y sentarse en la calle como una escena de La Dama y el Vagabundo. En todas partes del mundo hay cafés de calle donde la gente se sienta a no hacer nada sino a ver la tarde caer. ¿Por qué en Caracas eso no sucede? Porque vendría alguien corriendo a robarte el teléfono celular me imagino. Es falta de visión pero también lo es de una maldita inseguridad que no te deja ni siquiera tomarte un café y luego irte caminando hacia tu casa con las fotos que tomaste del atardecer veraniego o de algo ilógico como un hombre cargando un arpa. Eso no es triste, eso es miseria. Pero no lo del arpa, eso ya es francamente cómico.  

Se ha convertido particularmente engorroso defender a Venezuela en el exterior. Miento, ni siquiera a Venezuela, tan solo a Caracas. “Vete, entonces”, me dice alguien. Sí, pero no es tan fácil cuando uno sigue empeñado en hacer ciudad. Siempre hablo de un pasaje de un libro que no recuerdo que dice que toda ciudad tiene una palabra, Roma es sexo, Paris es amor, el Vaticano es poder. Si tú vives en esa ciudad y no concuerdas con esa palabra, esa ciudad no es para ti. Te tienes que mudar a una que sea el fiel reflejo de lo que tú también piensas.

Porque por ahora soy solamente una maraña de tráfico y de calles sin cafés donde no hay papel con que limpiarse. O por lo menos el papel que tú quieres. O la cantidad que busques. La nueva palabra de Caracas es “falta”. Y eso me amarga un poco.

Salud.-

2 comments:

Anonymous said...

"No veo la miseria que hay, sino la belleza que aún queda." - Anne Frank

Guacamayas en la autopista, una súper montaña en el fondo de cada calle y avenida, amigos que te abren su casa cualquier día y a cualquier hora. Esa es la belleza que aún queda.

Anonymous said...

El libro es Eat, Pray, Love.

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...