Tuesday, December 3, 2013

Cómo Vender en un Bazar (Y No Morir en el Intento)



Vengo de tres días seguidos de bazar donde he vendido mi libro La Hora Loca. Si alguien está pensando en auto-publicarse y vender en un bazar para que el de boca en boca incremente tus ventas en las librerías, éstas son las diez cosas que deben saber:

  1. NO llamar tu libro La Hora Loca. Primero, porque yo me adelanté. Segundo porque te puede pasar este episodio. Señora, 47 años. Se acerca a la mesa y levanta el libro. Le echa un ojo a la contraportada. Pone el libro sobre la mesa y dice: “Buenas, ¿tendrán el sombrero de goma espuma para el novio y la novia?” Una cosa es escribir un libro. Otra muy distinta es hacerle creer a la gente que uno es una empresa de cotillón, que tiene la mercancía debajo de la mesa y que los libros son solo de exhibición.
  2. Estar preparado para decir muchas veces: “Usted me trae la factura y yo se lo firmo aquí”. La manera en cómo funcionan los bazares es la siguiente: el comprador ve una mercancía que le gusta y le dice: “quiero uno”. El vendedor anota su nombre y número de teléfono y le pregunta: “¿solo uno?” porque no es que sea sordo, sino porque es capitalista. Mientras se aleja, el comprador dice: “Mira, me firmas por favor el libro para Maigualida Claribel, con mucho cariño de su tía”. Y uno abre su librito y le echa a Maigualida Claribel tremenda dedicatoria sin sospechar que al comprador le dio fastidio pagar y se largó del bazar. Así, uno se queda con un libro firmado para Maigualida Claribel sin poderlo regalar porque no hay más NADIE en este mundo que se llame Maigualida Claribel.
  3. Estar preparado para el rechazo: Hay tres tipos de personas en un bazar. La mamá en mono Juicy Couture que JAMÁS va a bajar la mirada para ver tu libro porque ella está buscando bisutería. La recién divorciada que JAMÁS va a bajar la mirada para ver tu libro porque ella está tras la mamá que vino en mono Juicy Couture para ver si tiene un marido que está tumbable; y la que te dice: “¿De que se trata este libro?” se ríe con lo que comenta, y dice: “voy a dar una vueltica y ya vengo”. Esa es la que vino sin el marido y sin real. Todas estas son formas de rechazo. Atiéndelas pero no confíes en ninguna.
  4. Tener una sillita extra para el marido que arrastraron al bazar. El solo vino a pagar. Tú eres su mejor aliado porque le ofreces compañía, cigarros y café. Él es la persona que te va a comprar el libro y decirte, como me dijo uno: “dedicado a mi señora esposa… si le puedes poner, EL CDTM por traerme a este bazar te lo agradezco”.
  5. Jamás interrumpir cuando una persona recomienda tu libro así nunca la pegue. “¿QUEEEEE? ¡La Hora Loca! Amiga, tú te tienes que comprar este libro YA. Este libro es de Toto Aguerrevere que tú no sabes lo cómico que es ese tipo. Yo lo oí en César Miguel Rondón, el libro es sobre todo lo que pasa en una hora loca en un matrimonio. ¡¡¡Lo tienes que comprar ya!!!!”. Yo vendí esa vaina. La señora nunca se enteró de que Toto Aguerrevere soy yo, que jamás me ha entrevistado César Miguel Rondón por mi libro y que NO trata sobre todo lo que pasa en una Hora Loca en un matrimonio.
  6. No inflar los precios de tu mercancía. Por más que te duela, estás yendo a un bazar a contribuir con una causa. Vendes lo mismo que venderías en un mes en una librería. Contribuye a la fundación que auspicia el bazar. Después llegas al Cielo y Dios te cobra la comisión por miserable. Mi libro cuesta 420 en todas partes (salvo en Mercado Libre que cobro el despacho).
  7. Clávale toda la mercancía a tu familia. Que vengan a decirte: “yo te los compro después mi amor” no va contigo. Mete tres libros en una bolsa así solo te pidan uno. Esa gente se pasa de miserable.
  8. Metete en todas las rifas que haya en un bazar. Eventualmente te ganarás algo, así sea un pan de jamón. Pero si la organizadora del bazar agarra el micrófono para decir: “Y ahora, procedemos a rifar un periquito”, huye. Tú no quieres llegar a tu casa con tres cajas que no vendiste y un pájaro al que tengas que alimentar.
  9. Dedica todos los libros, tómate fotos con la gente y oye todo lo que te tengan que decir. Cuando llegues a tu casa en la noche a nadie le va a importar quién eres tú. Vive tu momento rock-star y déjalo en el bazar.
  10. No dejes las facturas en el bazar. Después no te pagan y calarte nueve horas sentado en una silla de piñata que te marca las nalgas es demasiado cargadora como para no cobrar por tu férreo intento de vender el máximo número de libros en el menor tiempo posible.

2 comments:

Joise!! said...

Se serio y monta un bazar propio cerca del CC Lido para que yo pueda comprar el libro. No es justo que todos lo hayan leído menos yo!

Anonymous said...

Jajajaja que bueno! Ya casi me termino el libro, me preocupa un poco que el target de tu libro pongas que es de señoras yo soy un tipo de 32 años y me parece que a cualquiera le gustaria

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...