Monday, June 30, 2014

Casos de Familia

 
August Osage County es una película con Meryl Streep y Julia Roberts sobre una familia disfuncional. Es tan disfuncional que al terminar de verla lo primero que hice fue llamar a mi mamá a decirle que la quería. Yo soy fanático de la familia. No tanto como Winston Vallenilla pues, pero ese concepto de reunirse a echarse palos con gente que sabe secretos familiares es como para sacar una cámara y grabar tu propio E! True Hollywood Story.

A mí me da curiosidad esa gente que dice que viene de una familia normal. Porque yo veo la mía y pienso que les falta un tornillo. No son como las Kardashian pues, esas sí están de manicomio, pero me pasa que cada vez conozco a más gente con familias que están más allá que de acá. Y eso es absolutamente delicioso (y un poco freaky).

Por ejemplo, todo el mundo tiene a alguien como la Tía Metiche. Esa es la que no importa que tú seas un astronauta Premio Nobel, ella siempre, siempre te va a preguntar: “Mira, mi vida, ¿y las novias?” Esa es la misma tía que se jura una MILF pero que pierde su chance de convertirse en mujer cougar cuando se acerca a saludar a tus amigos diciéndoles: “¿Y cómo están esos pavos?”

También está el Tío Echa Vaina. Ese es el tío que se la pasa echando chistes que son más malos que terminarle a Taylor Swift. Ese es el típico que le estás cayendo a alguien en un bautizo y se acerca para decirte: “¡Epa sobrino! Mira, mira, aprieta aquí”. Pero no es peor que el Tío Bonchón. Ese es el que tú no entiendes por qué pero siempre parece que está rascado. Pueden estar en misa y él está más en las alturas que el Cristo en la cruz. El único plus es que es mejor amigo de todos los mesoneros de la ciudad por lo cual salir con él implica que nunca estarás seco.

Pero ese por lo menos es mejor que el Padrino Dateado. Todos tenemos un padrino que está más dateado que la CIA. Cuando hay elecciones ese padrino ya sabe quien ganó a las diez de la mañana. “Pero tío si no ha ido a votar nadie”. Eso a él no le importa. Lo peor es que siempre se pela en los resultados.

El padrino casi siempre está casado con la Tía Guarimbera. Esa es la que llega a todos los almuerzos directa de marchar. No importa que sea 25 de diciembre y haya paz en el país, esa señora marchó por algo. Y cuando no marcha te llama para contarte que hay escasez de condones. La Tía Guarimbera está marcada en mi celular bajo el nombre NO ATENDER.

Pero mi favorita tiene que ser la Abuelita Cyber. Esa es la abuela que no tiene idea ni de cómo te llamas tú pero no escatima en enviarte correos. A veces me asusto que los viejos sepan usar Internet porque no encuentran Buzz Feed, encuentran rumores. Uno sabe que un e-mail se puso de moda entre la tercera edad cuando el asunto del e-mail es “FWD: FWD: RE: FWD: FWD: RE: FWD: ¡Alerta! ¿Qué hacer ante un tsunami?”

La que sí es insoportable es la Sobrina Oveja Negra. Esa es la que no entiende cómo Dios la puso en esta familia. Si levanta la mirada una sola vez en la vida de su celular es para decirte “o sea tío, nada que ver”. Esta es la sobrina cuya mamá le dice: “Glenda, mi amor saluda” y arma un berrinche tipo “o sea mamá métete en un pen drive y date eject”.  A ella siempre la sientan a propósito con el Tío Echa Vaina para que sea seria.

La familia te toca, no la escoges tú y gracias a Dios ninguna es como la de August Osage County. Por eso lo que hay que hacer es vacilársela y sobre todas las cosas, estar siempre de buenas con ese personaje que todos tenemos en cada familia: el Tío Rico. Mucho más con esta pelazón.-

No comments:

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...