Tuesday, October 14, 2014

Al Miss Venezuela Se Le Ven Las Costuras

Foto tomada del Diario de Caracas.
 
El concurso Miss Venezuela 2014 no fue un show malo, lo que pasa es que Venezuela está así. Cuando ningún ciudadano tiene libre acceso a todos los productos básicos y las empresas ven sus deseos de importación truncadas, no se puede esperar que el show haya sido distinto. La fabulada economía de Giordiani nos pegó a todos en la realidad del bolsillo, incluyendo a Venevision. Entre los dimes y diretes sobre su cuestionable alineación política, igualito le pegó y en la médula. Lo que se vio no fue un concurso, sino un mero reflejo de lo que se ha convertido Venezuela.

Cierto, la noches estaba empavada. Quien ya se ha encadenado 133 horas y 11 minutos en el 2014, equivalente a casi seis días completos, aprovechó para servir de telonero no solo al concurso, sino a la inauguración de la temporada de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional. Ya por ahí los ánimos de la audiencia estaban caldeados. Tampoco ayudó que el debut del equipo bicampeón, Los Navegantes del Magallanes, terminara en una vergonzosa derrota 7-0 ante los Bravos de Margarita.

Esa misma pava le pegó al Miss Venezuela. El evento comenzó con la participación de Osmel Sousa preparándose para llegar al concurso. Era el final de un sketch que Venevision le venía dando vida semanas atrás el cual consistía en trasladar al Sr. Sousa a los distintos eventos del concurso en modos de transporte no aprobados por él.

Esto ha podido funcionar, incluso se aprecia que el denominado zar de la belleza aceptara a meterse hasta en el cañón del circo de los Hermanos Valentino. Pero cuando todo termina en una Hummer transitando por calles donde ninguna Hummer ha sido visto sin seis escoltas por detrás, es cuando nos damos cuenta de que al Sr. Sousa nuestra realidad le quedó pequeña. Osmel no pertenece ya a Venezuela. Le pertenece a Miami.

Dicho sketch fue la única toma en exteriores que se hizo del Miss Venezuela. Todo lo demás fue producido en casa, concretamente en el Estudio 1. Ya habían probado esa fórmula en el 2003 y en el 2011. No funcionó. El único acierto fue la utilización de un impresionante backing con luces LED. Pero hay algo sobre las tomas de barras con sus afiches y pancartas que en el pasado hicieron del Miss Venezuela un evento más interactivo que el Twitter. Lo verdaderamente genial del Miss Venezuela es que mientras solo 25 mujeres pueden ser Misses al año, el resto de los 30 millones de habitantes se nos da la posibilidad de ser barra.

Fue dolorosa la ausencia de barras en el recibimiento oficial de la Miss Universo actual. Atrás quedaron las imágenes de una multitud agolpada en La Guaira para ver a Bárbara Palacios a bordo del Buque Escuela Simón Bolívar. De un gentío pegando gritos por una Alicia Machado montada sobre una flota en Maracay. Incluso, de los miles de fanáticos agolpados en El Poliedro para agarrar así fuera un globo que cayó del techo en el recibimiento de Stefanía Fernández. Ya no hay real para globos en Venezuela. Ahora los globos son bombas.

¿Es culpa de Venevision? No. El problema es el país. El problema es que ahora el presupuesto no da para traer elefantes, ni artistas internacionales, ni siquiera un montaje de piratas. ¿Cómo hacerlo? Cuando los piratas de la vida real hacen trizas de la economía, ¿quién le puede pagar a Cala?

Atrás quedó todo eso. Ese llamado glamour que nos vendían ya no existe. Cuando antes éramos Swarovski ahora somos una parodia en lentejuelas.  La expectativa del vestido de Carmen Victoria Pérez, los sonidos de una Celia Cruz y la coronación de una Miss inalcanzable, ahora son rellenados por espacios publicitarios que apuestan por lo burdo y cuyas ideas explotan en cámara. ¿Un selfie Samsung sin nadie atrás que sonría? ¡Brillante!

¿Fue el peor Miss Venezuela de todos? Ni por error. Eso es ser demasiado optimista con la Venezuela que está por venir. En estos tiempos, donde la exigencia de la calidad es motivo de desprecio, y de la originalidad un tema de censura (¿o acaso hay otra explicación para realizar preguntas recicladas?) el problema del Miss Venezuela es que se le ven las costuras.

El problema es que se nos ven las costuras a todos.-

No comments:

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...