Wednesday, April 15, 2015

#YoBrindoPor... Miss Rose

¿Quién te hizo ser la persona que eres hoy en día? Además de tu papá y tu mamá, pues. Esa parte es como obvia. A menos de que tú seas uno de los mellizos con tres padres biológicos y una madre en alquiler que salió en las noticias recientemente. Ahí sí es más complicada la cosa. No, yo hablo de quien eres en tu esencia. ¿Por qué eres ingeniero? ¿Abogada? ¿Pastelero? ¿Esposa trofeo? (Hecha de manera correcta, ésta última es una carrera válida). 

Somos lo que somos porque alguien nos dio nuestro primer cuatro y nos convertimos en El Pollo Brito. Una persona le dio una caja de Berol Prisma Color y Daniela Panaro decidió que el verde grama iba a ser el color insigne de su marca de ropa. Chefs abrieron restaurantes porque desde chiquitos ya hacían maravillas con la cocinita de Fischer Price y cualquier jugador de la Vintotinto te dirá que no recuerda una época donde no tenía una pelota de fútbol entre sus pies.

Alguien le dio esa pelota. Una persona en específico nos dijo a todos que teníamos madera, talento, ese je ne sais quoi para ser lo que nos hacía absolutamente feliz. Muy pocos le hicimos caso y nos graduamos de algo que se veía muy formal en una tarjeta de presentación. Es válido, los hombres teníamos que probar el amarrarnos una corbata para una reunión a las siete de la mañana y las mujeres soportar tacones color berenjena combinados con medias panty de beige.

Solo unos pocos supieron desde siempre que iban a ser aventureros de vida. Otros nos tardamos un poco en saber quien queríamos ser en realidad. Porque no importaba el cubículo, la reunión o lo pesado del jefe, siempre había una voz en nuestra cabeza que nos decía: “¿Qué haces ahí? Ponte a hacer lo que realmente eres y estás destinado a ser”.

A mí me pasó. Todos los días de mi vida, siendo algo que no quería ser, yo escuchaba la voz de Miss Rose. Verán fue Miss Rose la primera persona que me dijo que yo no debía dejar de escribir. Jamás.
No recuerdo ni su apellido, pero Miss Rose fue mi maestra de inglés en séptimo grado. Yo venía transferido de un colegio donde todo lo que estaba aprendiendo en séptimo grado en inglés lo había visto en cuarto grado. Por supuesto estaba aburrido y me dedicaba a hablar y hablar y a perder puntos de apreciación y a no portarme como un estudiante, sino como un idiota.

Por alguna razón Miss Rose vio en mis informes algún talento. Y sus anotaciones en mis reportes y ensayos venían con notas al margen que me decían exactamente eso: “No dejes de escribir”. Jamás le presté atención, yo escribía por placer pero sabía que eso no era una carrera y jamás la puse entre mis planes. La gente grande no es escritora y punto. Son abogados o comunicadores o alguien en la pirámide de Procter & Gamble, pero no son escritores.

Mi carrera como escritor ha sido accidentada porque por años negué serlo. “Bloguero”, decía al principio y “columnista”, cuando sentí más confianza. La pura realidad es que escribo historias y eso hace de mí una persona feliz. No concibo la felicidad sino cuando me dedico a escribir. Siempre lo supe, desde pequeño sabía que esto iba a ser. Se lo negué a Miss Rose, a mis padres, a mí mismo y a mi carrera. Pero lo soy, y eso Miss Rose ya lo sabía. No tengo manera de saber cómo lo supo, pues no sé dónde está. Pero si algún día se topa con este escrito sabrá que desde el fondo de mi corazón le doy las gracias y por ella brindo. Miss Rose la primera persona que me dijo lo que yo estaba destinado a hacer en la vida para hacerme absolutmanete feliz.

Y eso ha hecho toda la diferencia.-

4 comments:

Nancy said...

Que maravila que hayas tenido una Miss Rose en tu vida, nosotros tus lectores también le damos las gracias. En mi caso, sí lo sabia, estudié Letras porque lo que me gustaba era leer y escribir...pero a mí lo que me decían era que moriría de hambre jeje, la verdad ya no vivo de ello, pero es lo que me hace feliz.

Mariel Hernandez Bustamante said...

Yo brindo por mi Miss Nancy... Le doy la gracias por haberme enseñado tanto, porque fue la primera persona que me dijo que tenía un talento para leer en voz alta, que la verdad no sirve para mucho pero yo aun lo tengo como uno de mis mejores talentos.

Melenita said...

Maravilloso escritor. Tu humor es increible. Felicitaciones por reconocer en ti mismo el talento innato que tienes. Tambien amo escribir..!

Nancy said...

Gracias Mariel, que bella, ya tengo algunos años sin enseñar y no sabes lo que lo extraño, así que leer este comentario me llena el alma. Sigue así expresándote de esa manera...es tu esencia. Un abrazo enorme

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...