Wednesday, August 30, 2017

¿Qué más le falta a este reality show caraqueño? ¡Ah sí un temblor!

 Una de mis obras favoritas del artista Luis Molina-PantinEn la portada de esta revista se reseñaba la predicción de una vidente sobre un posible terremoto en Caracas. Lo sensacional es la fecha de impresión: enero de 1967. ¿Qué pasó el 29 de julio de ese año?  ¡Exacto! ¿No se le paran los pelos? 

Como si hiciera falta más drama a este reality show llamado "Venezuela goes Jumanji", esta mañana a las 10:01 se sintió un temblor de 4.5 en la escala de Richter en la ciudad de Caracas. Le siguieron cuatro réplicas de menor intensidad durante toda la hora siguiente, así que podemos concluir con toda seguridad que a nosotros el horario comprendido entre las 10:01 y las 11:01 del 30 de agosto de 2017 sencillamente no se nos dio.

Yo me encontraba haciéndole una traducción de notas certificadas a una de mis “Yo Te Leo”. Estaba en la mitad de googlear la dirección de su colegio porque en la hoja original no se leía muy bien cuando comencé a escuchar un ruido tremendo. La lavadora estaba prendida y la verdad es que no anda de buen humor estos últimos días, pero ni ella en su peor momento podía hacer el ruido que yo escuché. El sonido era como si hubieran metido unas rocas en una licuadora. Nadie mete unas rocas en una licuadora a menos que sea a) estúpido; b) Los Picapiedras haciendo un Roca-Tini (chiste malo); c) un estúpido haciendo un Roca-Tini porque ese trago suena tonto hasta que alguien le haga una variación con vodka, lo suba a Instagram y reciba cinco mil Likes.

¿Dónde estaba? Ah sí, en pleno temblor. ¡Susto! Total es que cuando sentí que el piso se movía, dejé lo que hacía y corrí escaleras abajo. En el descanso me encontré a la gorda de mi perra que ni se inmutó durante el temblor. Lo de ella eran ronquidos y ahora que lo pienso solo le faltaban un par de pepinos en los ojos y cuatro manicuristas chinas en cada pata. Yo decidí salvarme. La perra que se joda por floja.

La Gorda Durmiente
Afuera de la casa, esperé a que todo se calmara. Uno no está instruido en temblores salvo en: 1) el fatalismo paterno que no pasa un año sin contarte cómo fue el terremoto del año 1967 en Caracas; 2) lo aprendido en el colegio sobre cómo ponerte debajo de un pupitre; y 3) lo desaprendido en la vida cuando te das cuenta de que la adultez no viene con pupitres y debes recurrir a otros métodos de salvación. 

El temblor pasó rápido, gracias a Dios, y por lo que leo no hubo ningún daño serio qué reportar. La Tierra simplemente se tiró cuatro peítos y listo. Pero no deja de ser un acontecimiento el ver a las lámparas de tu casa irse de lado y lado como dos comadres borrachas y sentir que el piso se anda dando un masaje. Lo que también hay que dar gracias es que uno no estaba viendo porno en la computadora. Y si lo estabas viendo, hay que agradecer que puedes regresar a la computadora a borrar el historial. Qué fuerte debe ser que te manden a desalojar tu casa y cuando entre un bombero vea semejante show en la pantalla. Suena inmaduro, pero uno es hombre. #unopiensaenesascosas. 

Además del mareo posterior, me causó impresión que las líneas telefónicas se cayeran pero no así la señal de Internet. Nunca hay Internet en mi casa y que haya sobrevivido el temblor es como una ironía. Hay una frase que me encanta que dice: “Si ocurre un holocausto nuclear, las únicas que sobrevivirán serán las cucarachas y Cher”. Yo le agregaría: “las cucarachas, Cher y aparentemente la señal de CANTV de Toto (pero solo si hay un temblor)”. 

No hace menos de dos semanas fui al cine y me gustó que en Noti-Color  hubiese un micro sobre qué hacer durante un terremoto. A los que no viven aquí: ¿pueden creer que Noti-Color todavía existe? Reconozco que es medio funesto entrar al cine y que te transmitan eso, sobre todo si vas a ver una tragedia aventurera como Dunkerque, pero me parece bien que se nos eduque sobre el tema porque necesitamos informarnos. Más aún cuando FUNVISIS el órgano encargado de investigar los sismos en Venezuela, fue el último en enterarse por Twitter de que aquí la Tierra se había lanzado una clase de Zumba con la canción “Es Hora de Hacer Temblar las Paredes”. Así somos. Por eso es que no pienso ver el remake de la película Jumanji cuando la estrenen. Hace añales que andamos metidos en ese fulano juego. Y ahora con temblor incluido, menos.- 

No comments:

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...